Información

Esfuerzos para llegar a un compromiso


Senador John J. Bajo los términos del Compromiso de Crittenden se propuso lo siguiente, que:

  • La línea del Compromiso de Missouri (36-30 'de latitud norte) se extenderá a través de los territorios hasta California; al norte de la línea iban a ser estados libres y estados esclavistas al sur
  • El Congreso no intentaría regular la esclavitud donde existía entonces
  • El Congreso proporcionaría una compensación a los propietarios de esclavos fugitivos.

Una enmienda constitucional era necesaria para el resurgimiento de la línea que separa a los esclavos de los estados libres porque la Corte Suprema había anulado el Compromiso de Missouri en la decisión de Dred Scott. Lincoln, en espera de la toma de posesión, expresó su disposición a apoyar la compensación y permitir que la esclavitud continúe donde ya existía. , pero no sancionaría la extensión de la institución. Mantener los territorios libres de la esclavitud fue la columna vertebral del Partido Republicano; haber capitulado en ese punto lo habría obligado a asumir el cargo sin un partido unido detrás de él. La propuesta de Crittenden murió en comisión. En febrero de 1861, se llevó a cabo otro esfuerzo dedicado a lograr una solución de compromiso. El ex presidente John Tyler presidió la Convención de Richmond, pero Lincoln volvió a rechazar sus ofertas.


Compromisos legislativos de EE. UU. Sobre la esclavitud, 1820–1854

La institución de la esclavitud estaba incorporada en la Constitución de los Estados Unidos y, a principios del siglo XIX, se había convertido en un problema crítico con el que los estadounidenses debían lidiar, pero que no se atrevían a resolver.

Si se permitiría que la esclavitud de personas se extendiera a nuevos estados y territorios fue un tema volátil en varios momentos a lo largo del siglo XIX. Una serie de compromisos inventados por el Congreso de los Estados Unidos logró mantener unida a la Unión, pero cada compromiso creó su propio conjunto de problemas.

Estos son los tres compromisos principales que patearon la lata de la esclavitud en el futuro, pero mantuvieron unidos a los Estados Unidos y, en esencia, pospusieron la Guerra Civil.


Introducción

En un esfuerzo por preservar el equilibrio de poder en el Congreso entre los estados esclavistas y libres, el Compromiso de Missouri se aprobó en 1820 admitiendo Missouri como estado esclavista y Maine como estado libre. Además, con la excepción de Missouri, esta ley prohibió la esclavitud en el Territorio de Luisiana al norte de la línea de latitud aguda de 36º y 30º. En 1854, el Compromiso de Missouri fue derogado por la Ley Kansas-Nebraska. Tres años después, el Compromiso de Missouri fue declarado inconstitucional por la Corte Suprema en la decisión de Dred Scott, que dictaminó que el Congreso no tenía la autoridad para prohibir la esclavitud en los territorios.


Artículos que presentan el compromiso de Missouri de las revistas History Net

Cuando el presidente Thomas Jefferson compró 828.000 acres de tierra central a Napoleón de Francia por un poco más de $ 11 millones en 1803, estaba encantado con la perspectiva de asegurar el vital río Mississippi y el puerto de Nueva Orleans para los intereses estadounidenses. Pero con todo lo bueno que trajo la Compra de Luisiana a los Estados Unidos, también presentó al país en crecimiento una pregunta difícil y dolorosa: ¿Deberían los estados creados a partir de esa tierra ser esclavos o libres?

Luisiana había sido tallada y aceptada como estado esclavista en 1812, pero ningún otro territorio había solicitado al Congreso la condición de estado de las tierras compradas hasta que Missouri lo hizo en 1818, también queriendo ingresar a la Unión como estado esclavista. Esa solicitud amenazaba con perturbar un delicado equilibrio de 11 estados esclavistas y 11 estados libres, un equilibrio que ambos lados consideraron necesario para mantener una representación equitativa en el Senado.

El incipiente movimiento abolicionista vio la oportunidad de llevar su causa a un primer plano, y el tema de la esclavitud en Missouri fue presentado ante la Cámara de Representantes en febrero de 1819 cuando James Tallmadge de Nueva York propuso una enmienda para prohibir la esclavitud dentro de los límites de la nueva ciudad. estado. Tallmadge también abogó por la emancipación gradual de los miles de bienes muebles que ya vivían allí.

Esa enmienda desencadenó debates polémicos dentro de la Cámara y trajo el tema de la esclavitud al centro de atención nacional una vez más, después de que el tema había estado relativamente tranquilo desde finales del siglo XVIII. más libre de lo que causaría el estado esclavista, así como la amenaza revelada sobre la institución tan crítica para la economía de las plantaciones.
En el otro lado del pasillo, la mayoría de los representantes del norte no eran abolicionistas y se preocupaban poco por los esclavos como personas, pero apoyaban a Tallmadge porque creían que la esclavitud representaba una amenaza para el modelo económico de la agricultura y la industria que recién comenzaba a imponerse por encima de la masonería. Línea Dixon. En resumen, no querían que las grandes plantaciones les quitaran toda la tierra a los labradores libres y sus familias.

A mediados de febrero de 1819, la Enmienda Tallmadge fue aprobada por la Cámara por 82 votos contra 78, pero tanto la prohibición de la esclavitud como las propuestas de emancipación fueron derrotadas en el Senado.
El asunto permaneció en un punto muerto hasta diciembre, cuando Maine y Henry Clay, el presidente de la Cámara de Representantes de Kentucky que poseía esclavos pero que había proclamado que él era primero estadounidense y segundo sureño, entraron en el debate. Maine, que hasta ese momento era parte de Massachusetts, quería ingresar como un estado libre, y Clay decretó que eso no podría ocurrir a menos que Missouri ingresara con la esclavitud.

En febrero de 1820, el senador de Illinois Jesse B. Thomas sugirió una propuesta que eventualmente se llamaría el Compromiso de Missouri: Maine entraría como un estado libre, Missouri entraría con esclavos, pero no se permitiría la esclavitud en otros estados desarrollados a partir del Compra de Louisiana al norte de 36 grados 30 minutos de latitud, límite sur de Missouri y rsquos. La propuesta de Thomas fue aceptada en el Senado pero rechazada en la Cámara, y se reanudó en el Congreso un acalorado debate a lo largo de las líneas seccionales.

Clay volvió a entrar en la refriega y utilizó su considerable influencia y poder como presidente de la Cámara para trabajar con sus colegas del norte y del sur y hacer que aceptaran el compromiso de Thomas como una solución a la situación. A principios de marzo, el Congreso finalmente acordó lo que llamaron el Compromiso de Missouri.

Muchos congresistas quedaron conmocionados por la polémica. Una vez más, la esclavitud había demostrado ser un problema que dividía a la nación a lo largo de líneas seccionales. Los sureños habían sido puestos a la defensiva para justificar su "institución quopeculiar", y los norteños se habían enfurecido porque el "poder desigual" estaba tratando de apoderarse de toda la tierra, y abolicionistas como el congresista Arthur Livermore de New Hamp & Shyshire se preguntaban "cuánto tiempo nos dejará ciegos el deseo de riqueza. al pecado de tener & # 8230 a nuestros semejantes encadenados? & rdquo

Suscríbase online y ahorre casi un 40%.

El Compromiso de Missouri resultaría ser solo una solución temporal a la creciente crisis de la esclavitud. Durante 25 años, la situación en materia de asentamientos territoriales se mantuvo relativamente tranquila. Pero cuando la Guerra Mexicana en 1846-48 trajo más tierras bajo el control de Estados Unidos, el molesto problema volvió a estallar. Una vez más, Henry Clay tuvo que intervenir para llegar a un compromiso y, una vez más, sería solo temporal, a medida que estallaran más y más crisis por la esclavitud.

Mientras se desarrollaban los primeros debates sobre la admisión de Missouri y rsquos, quizás nadie estaba más inquieto que el hombre que había comprado toda esa tierra barata al oeste del río Mississippi. En 1820, Thomas Jefferson le escribió a un amigo que la lucha por la esclavitud en Missouri, como una campana de fuego en la noche, me despertó y me llenó de terror. Jefferson moriría en 1826, pero las campanas de fuego sobre la esclavitud apenas habían comenzado a doblar.


Obama respalda el compromiso de los derechos de voto de Manchin

El ex presidente Barack Obama apoyó la propuesta de derecho al voto del senador Joe Manchin en el Congreso e instó a los republicanos a unirse a los demócratas para aprobar la legislación.

Obama dijo que la propuesta de Manchin es "un producto de compromiso" y que es "un esfuerzo de quizás el demócrata más conservador en el Senado, o quizás el demócrata más conservador en el Congreso ... para proponer algunas reformas de sentido común que la mayoría de los estadounidenses está de acuerdo, con lo que los demócratas y los republicanos pueden estar de acuerdo ".

Obama dijo que estaba dando el paso inusual de comentar sobre un debate en el Congreso porque, en su opinión, hay mucho en juego para el país.

"He tratado de convertir en política no intervenir en el scrum del día a día en Washington, pero lo que está sucediendo esta semana es más que un proyecto de ley en particular que se presenta o no se somete a votación", dijo el primero. dijo el presidente.

“Quiero gente que no esté prestando mucha atención a lo que está sucediendo. entender lo que está en juego aquí y por qué este debate es de vital importancia para el futuro de nuestro país ”.

Manchin, un demócrata de Virginia Occidental, se ha opuesto a la amplia Ley Para el Pueblo desde que se presentó a principios de este año, pero la semana pasada publicó una lista de medidas de compromiso que estaría dispuesto a respaldar. Él estaría a favor de 15 días de votación anticipada y convertir el Día de las Elecciones en un feriado público, así como el registro automático de votantes. Pero también respalda la exigencia de identificación de votante y no favorece el voto en ausencia universal sin excusas, dos posiciones favorecidas por muchos republicanos.

El compromiso de Manchin también prohibiría la práctica del gerrymandering partidista, en el que las legislaturas estatales vuelven a dibujar los distritos del Congreso en formas irregulares que están diseñadas para darle una ventaja a su partido. Los defensores del buen gobierno dicen que las comisiones no partidistas deberían volver a trazar las líneas cada 10 años, y esto es lo que apoya Manchin.

Su memo también contenía cambios propuestos a un proyecto de ley separado, la Ley John Lewis, que trata de restaurar la Ley de Derechos Electorales, cuyas disposiciones fueron debilitadas en 2013 por la Corte Suprema de Estados Unidos.

El líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, ya se ha opuesto abiertamente al compromiso de Manchin. Eso hará que sea difícil, tal vez imposible, para los demócratas ganarse a los 10 republicanos que necesitan para aprobar la legislación. Pero se espera que el proyecto de ley se presente el martes, y las opiniones de los senadores republicanos se aclararán a medida que el Senado lo debata y se ofrezcan enmiendas.

Obama enmarcó su apoyo a la legislación en el contexto de una historia más amplia, en la que los derechos al voto han sido atacados periódicamente, y en un momento en que las normas democráticas y las libertades están amenazadas en Estados Unidos y en el extranjero.

Siguió la evolución de la postura de los republicanos sobre el fraude electoral y la insistencia de los legisladores republicanos durante los últimos 20 años en que se necesitaban obstáculos para la votación para prevenir el fraude, a pesar de su continua falta de documentación de ejemplos significativos de trampa.

Obama también admitió que tanto demócratas como republicanos han abusado del proceso de redistribución de distritos.

Pero dijo que además de los estados controlados por los republicanos donde las legislaturas están reduciendo el acceso a la votación anticipada y la votación por correo, hay un aumento sorprendente en las legislaturas republicanas que aprueban leyes que facilitarían a los políticos revocar, cambiar o entrometerse con resultados electorales después del día de las elecciones.

"Los políticos republicanos a los que no les gustó el resultado de las elecciones presidenciales ... ahora quieren cambiar las reglas sobre cómo se cuentan las papeletas y quién puede contarlas", dijo Obama.

Admitió que "individualmente, cada una de estas leyes que dificultan la votación puede no parecer un gran problema" y que "mucha gente votó en las últimas elecciones". Pero, advirtió, "la violencia que ocurrió en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero, hace apenas unos meses, debería recordarnos que no podemos dar por sentada nuestra democracia".

"En todo el mundo, hemos visto cómo las democracias que alguna vez fueron vibrantes", dijo Obama. “Está sucediendo en otros lugares del mundo y estos impulsos se han infiltrado en Estados Unidos. … No somos inmunes a algunos de estos esfuerzos para debilitar nuestra democracia ”.

"Si tenemos el mismo tipo de travesuras que provocaron el 6 de enero, ya sabes, si tenemos eso durante un par de ciclos electorales más, vamos a tener problemas reales en términos de nuestra democracia a largo plazo".


Contenido

California fue dividida en su pasado, antes de su admisión como estado en los Estados Unidos. Lo que bajo el dominio español se llamó la Provincia de las Californias (1768-1804), que se extendía casi 2.000 millas (3.200 km) de norte a sur, se dividió en Alta California (Alta California) y Baja California (Baja California) en 1804 en la línea que separa las misiones franciscanas en el norte de las misiones dominicanas en el sur.

Después de la Guerra México-Estadounidense que duró de 1846 a 1848, Alta California se dividiría en cinco estados, con la parte occidental de Alta California admitida en los Estados Unidos como el actual Estado de California, y más tarde las particiones de Alta California se convertirían en Nevada, Utah y partes de Arizona y Wyoming. Baja California permaneció bajo el dominio mexicano y posteriormente se dividió en dos estados mexicanos.

En 1888, bajo el gobierno del presidente Porfirio Díaz, Baja California se convirtió en un territorio administrado por el gobierno federal llamado Territorio Norte de Baja California ("territorio norte" porque era el territorio más septentrional de la República de México). En 1952, la parte norte de este territorio (por encima de los 28 ° N) se convirtió en el estado número 29 de México, llamado Baja California; la parte sur, escasamente poblada, siguió siendo un territorio administrado por el gobierno federal. En 1974, se convirtió en el 31º estado de México, admitido como Baja California Sur.

Pre-estadidad Editar

El territorio que se convirtió en el actual estado de California fue adquirido por Estados Unidos como resultado de la victoria estadounidense en la Guerra México-Estadounidense y la subsiguiente Cesión Mexicana de 1848. Después de la guerra, estalló un enfrentamiento entre los estados esclavistas del Sur y los estados libres del Norte sobre el estatus de estos territorios adquiridos. Entre las disputas, el sur quería extender la línea del Compromiso de Missouri (36 ° 30 'paralelo al norte) y, por lo tanto, el territorio esclavo, al oeste hasta el sur de California y la costa del Pacífico, mientras que el norte no lo hizo. [4]

A partir de finales de 1848, los estadounidenses y extranjeros de muchos países diferentes se apresuraron a California para la fiebre del oro de California, aumentando rápidamente la población. En respuesta a la creciente demanda de un gobierno mejor y más representativo, se celebró una Convención Constitucional en 1849. Los delegados allí prohibieron unánimemente la esclavitud y, por lo tanto, no tenían interés en extender la Línea de Compromiso de Missouri a través de California, la mitad sur poco poblada nunca había tenido esclavitud y era muy hispano. [5] Los delegados solicitaron la estadidad con los límites actuales. Como parte del Compromiso de 1850, los representantes del Congreso del Sur de Estados Unidos accedieron a regañadientes a que California fuera un estado libre, y se convirtió oficialmente en el 31o estado de la unión el 9 de septiembre de 1850.

Post-estadidad Editar

El sur de California intentó tres veces en la década de 1850 lograr una condición de estado o territorio separado del norte de California.

  • En 1855, la Asamblea del Estado de California aprobó un plan para trisecar el estado. [6] Todos los condados del sur tan al norte como Monterey, Merced y parte de Mariposa, entonces escasamente poblados pero que hoy contienen alrededor de dos tercios de la población total de California, se convertirían en el estado de Colorado (el nombre Colorado fue adoptado más tarde para otro territorio establecido en 1861), y los condados del norte de Del Norte, Siskiyou, Modoc, Humboldt, Trinity, Shasta, Lassen, Tehama, Plumas y partes de Butte, Colusa (que incluía lo que ahora es el condado de Glenn) y Mendocino, una región que hoy tiene una población de poco más de medio millón, se convertiría en el estado de Shasta. La razón principal fue el tamaño del territorio del estado. En ese momento, la representación en el Congreso era demasiado pequeña para un territorio tan grande, parecía demasiado extensa para un gobierno y la capital del estado era demasiado inaccesible debido a las distancias al sur de California y varias otras áreas. El proyecto de ley finalmente murió en el Senado, ya que se convirtió en una prioridad muy baja en comparación con otros asuntos políticos urgentes. [6]
  • En 1859, la legislatura y el gobernador aprobaron la Ley Pico (que lleva el nombre del patrocinador del proyecto de ley, Andrés Pico, senador estatal del sur de California) que divide la región al sur del paralelo 36 norte como el Territorio de Colorado. [7] [8] [9] La razón principal citada fue la diferencia tanto en la cultura como en la geografía entre el norte y el sur de California. Fue firmado por el gobernador del estado John B. Weller, aprobado abrumadoramente por los votantes en la propuesta Territorio de Coloradoy enviado a Washington, D.C. con un firme defensor en el senador Milton Latham. Sin embargo, la crisis de la secesión y la Guerra Civil estadounidense que siguieron a la elección de Lincoln en 1860 impidieron que la propuesta llegara a votación. [6] [10] [11] [12]
  • A fines del siglo XIX, se habló seriamente en Sacramento de dividir el estado en dos en las montañas de Tehachapi, [cita necesaria] debido a la dificultad de transporte a través de la accidentada gama. La discusión terminó cuando se determinó que la construcción de una carretera sobre las montañas era factible, esta carretera más tarde se convirtió en Ridge Route, que hoy es la Interestatal 5 sobre Tejon Pass.

Siglo XX Editar

  • Desde mediados del siglo XIX, la región montañosa del norte de California y partes del suroeste de Oregon se han propuesto como un estado separado. En 1941, algunos condados del área se separaron ceremonialmente, un día a la semana, de sus respectivos estados como el Estado de Jefferson. Este movimiento desapareció después de la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, pero la noción se ha reavivado en los últimos años. [13]
  • El Senado del Estado de California votó el 4 de junio de 1965 para dividir California en dos estados, con las Montañas Tehachapi como límite. Patrocinada por el senador estatal Richard J. Dolwig (republicano por San Mateo), la resolución propuso separar los 7 condados del sur, con la mayoría de la población del estado, de los otros 51 condados, y fue aprobada por 27-12. Para ser efectiva, la enmienda habría necesitado la aprobación de la Asamblea Estatal, de los votantes de California y del Congreso de los Estados Unidos. Como esperaba Dolwig, la propuesta no salió del comité en la Asamblea. [14]
  • En 1992, el asambleísta estatal Stan Statham patrocinó un proyecto de ley para permitir un referéndum en cada condado sobre una partición en tres nuevos estados: norte, centro y sur de California. La propuesta fue aprobada en la Asamblea del Estado pero murió en el Senado del Estado. [15]

Siglo XXI Editar

  • A raíz de la destitución del gobernador de 2003, Tim Holt y Martin Hutchinson propusieron en artículos de opinión de periódicos separados que el estado debería dividirse en hasta cuatro nuevos estados, dividiendo distintas regiones definidas geográfica y políticamente como el Área de la Bahía, la Costa Norte y Central Valley, así como la histórica región de Shasta / Jefferson, en sus propios estados. [16] [17]
  • A principios de 2009, el ex asambleísta estatal Bill Maze comenzó a cabildear para dividir trece condados costeros, que generalmente votan por los demócratas, en un estado separado que se conocerá como "California costera" o "California occidental". La razón principal de Maze para querer dividir el estado fue porque "los conservadores no tienen voz" y cómo Los Ángeles y San Francisco "controlan el estado". Los condados que conformarían el nuevo estado serían los condados de Marín, Contra Costa, Alameda, San Francisco, San Mateo, Santa Clara, Santa Cruz, San Benito, Monterey, San Luis Obispo, Santa Bárbara, Ventura y Los Ángeles. También se ha propuesto que el estado se divida en dos simplemente en la línea divisoria del meridiano 120 oeste, al igual que su frontera con el estado de Nevada. [18]
  • En junio de 2011, el supervisor republicano del condado de Riverside, Jeff Stone, pidió a los condados de Riverside, Imperial, San Diego, Orange, San Bernardino, Kings, Kern, Fresno, Tulare, Inyo, Madera, Mariposa y Mono (ver mapa, resaltado en rojo) que se separaran de California para formar el nuevo estado de California del Sur. Los funcionarios de Sacramento respondieron burlonamente, y el portavoz del gobernador Jerry Brown dijo: "¿Un movimiento secesionista? ¿Qué es esto, 1860? Es una pérdida de tiempo sumamente ridícula para todos". [19] y su compañero supervisor Bob Buster llamando a Stone "loco", sugiriendo que "Stone ha recibido demasiado sol recientemente". [20]
  • En septiembre de 2013, los supervisores del condado tanto del condado de Siskiyou como del condado de Modoc votaron a favor de unirse a una oferta para separarse y crear un nuevo "Estado de Jefferson". [13] Se informa que Mark Baird, portavoz del Comité de la Declaración de Jefferson, dijo que el grupo espera obtener compromisos de hasta una docena de condados, después de lo cual pedirán a la legislatura estatal que permita la formación del nuevo estado basado en el artículo. 4, Sección 3 de la Constitución de los Estados Unidos. En enero de 2014, los supervisores del condado de Glenn votaron a favor de la separación, [21] y en abril de 2014, los supervisores del condado de Yuba votaron para convertirse en el cuarto condado de California en unirse al movimiento. [22] El 3 de junio de 2014, los residentes en el condado de Del Norte votaron en contra de la separación en un 58 por ciento a 42 por ciento [23] sin embargo, los votantes en el condado de Tehama apoyaron una iniciativa de separación en un 57 por ciento a 43 por ciento. [24] El 22 de julio de 2014, el condado de Sutter votó 5-0 para unirse al estado de Jefferson. [25]: El 19 de diciembre de 2013, el capitalista de riesgo Tim Draper presentó una propuesta de seis páginas [26] [27] al Fiscal General de California para dividir California en seis nuevos estados, citando una mejor representación, gobernanza y competencia entre industrias. [28] El 19 de febrero de 2014, la Secretaria de Estado Debra Bowen aprobó la propuesta que permite a los partidarios comenzar a recolectar firmas para calificar la petición para una boleta. Se necesitaba un total de 807,615 votantes registrados antes del 18 de julio de 2014 para que la propuesta apareciera en la boleta. [29] El 14 de julio, el organizador de la petición anunció que la propuesta recibió suficientes firmas para ser colocada en la boleta electoral en dos años [30] sin embargo, se determinó que solo alrededor de dos tercios eran válidas y la petición no calificó para la Boleta de noviembre de 2016. [31]
  • Nueva California: el 16 de enero de 2018, la organización 501 (c) (4) Nueva California, organizada por el presentador de programas de radio conservador Paul Preston, publicó la Declaración de Independencia de su estado propuesto. Como motivación para la división, Preston dijo que calificó a California como "alrededor del 48 o 50" entre los estados por clima de negocios y también mencionó lo que dijo que eran impuestos altos. Su propuesta de Nueva California habría incluido los condados rurales que componen la mayor parte del área del estado, dejando las áreas más densamente pobladas alrededor de San Francisco, Sacramento y Los Ángeles. [32] Nueva California también incluiría las áreas urbanas del condado de Contra Costa, el condado de Orange y el condado de San Diego, llevando la población a alrededor de 20 millones. [32] [33]
  • En abril de 2018, la organización Cal 3 anunció que tenía más de 600,000 firmas para colocar una iniciativa en la boleta electoral de noviembre de 2018 proponiendo que California debería dividirse en tres estados separados. [34] Las firmas deben verificarse antes de que la propuesta califique para la boleta [35]; esto se logró el 13 de junio de 2018. [36] En julio de 2018, la Corte Suprema de California retiró la propuesta de Cal 3 de la boleta electoral para revisión constitucional. [37]
  • En 2020, "Move Oregonon's Border For a Greater Idaho" propuso separar la mayor parte del área de Oregon y parte del norte de California y unirla con Idaho. Las áreas propuestas para separarse de Oregon y California votan por los republicanos, pero en un estado cuyas legislaturas están dominadas por los demócratas. Los condados de Douglas y Josephine en Oregon aprobaron el lenguaje para las peticiones para poner una medida en la boleta electoral. Incluso si lo aprueban los votantes, aún necesitaría la aprobación de las tres legislaturas estatales. [38] [39]

Ecotopia editar

El escritor Ernest Callenbach escribió una novela de 1975, titulada Ecotopía, en el que propuso una secesión completa del norte de California, Oregón y Washington de los Estados Unidos para centrarse en una vida y una cultura respetuosas con el medio ambiente. Más tarde abandonó la idea diciendo: "Ahora estamos fatalmente interconectados, en el cambio climático, el empobrecimiento de los océanos, la pérdida de suelo agrícola, etc., etc., etc." [40]

La premisa fue prestada / adaptada por Starhawk para su novela. La quinta cosa sagrada (1993), que enfrentó a los habitantes ecofeministas de un futuro San Francisco independiente contra un sistema de gobierno de derecha rival centrado en Los Ángeles.

Cascadia Editar

Si bien consiste principalmente en Washington, Oregon, Idaho y Columbia Británica en Canadá, las propuestas para una Cascadia independiente a menudo incluyen partes del norte de California.

Numerosas organizaciones abogan por la independencia de California como estado soberano. Los argumentos comunes a favor de la independencia se basan a menudo en el hecho de que California tiene la quinta economía más grande del mundo, [41] [42] [43] y por ser el hogar de los centros globales de entretenimiento (Hollywood) y tecnología (Silicon Valley ). [44] [45]

Fiesta Nacional de California Editar

Fundado en 2015, el Partido Nacional de California (CNP) es un partido político que aboga por una plataforma pragmática. El CNP también busca, como objetivo a largo plazo, la secesión de California de Estados Unidos por medios legales y pacíficos. El nombre y la misión del Partido Nacional de California se inspiran en parte en el Partido Nacional Escocés, un partido socialdemócrata, nacionalista cívico y de centro izquierda que aboga por las políticas progresistas y la independencia de Escocia. [46] [47]

Coalición por la Libertad de California Editar

La Coalición por la Libertad de California es un grupo político, fundado en 2017, que aboga por el empoderamiento político, económico y social de los californianos. Apoya la atención médica universal para los californianos, una mayor representación de California en el Congreso de los EE. UU. Y más fondos para la educación en California, así como la posibilidad de la independencia de California.

Sí California Editar

Tras la victoria del candidato republicano Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016, surgió un movimiento marginal organizado por Yes California, denominado "Calexit", término inspirado en el exitoso referéndum del Brexit de 2016, en un intento por reunir las 585.407 firmas necesarias para colocar una pregunta secesionista en la boleta de 2018. [48] ​​En julio de 2018, los objetivos de la iniciativa Calexit se ampliaron al incluir un plan para crear una "nación autónoma de nativos americanos" [49] que ocuparía la parte oriental de California y "posponer su enfoque de referéndum electoral a favor de convencer a los estados republicanos de que apoyen sus esfuerzos separatistas ". [49] "Yes California" fue fundada por Louis J. Marinelli, un neoyorquino que se mudó a Rusia, y fue apoyado por el gobierno ruso. [50]


Ley de esclavos fugitivos

Al final resultó que, una parte del Compromiso de 1850, la Ley de Esclavos Fugitivos, resultó ser un desastre para el país muy dividido. Al principio, los propietarios de esclavos en el sur estaban bastante satisfechos con la ley. Facilitó la tarea de recuperar a los esclavos fugitivos que vivían en el norte, y exigió sanciones severas, incluidas multas elevadas y penas de prisión, para cualquiera que proporcionara comida, refugio o cualquier otro tipo de asistencia a los esclavos fugitivos. Además, ordenó a todos los ciudadanos estadounidenses "que ayuden y ayuden en la ejecución rápida y eficiente de esta ley, siempre que se requieran sus servicios".

Pero a los pocos meses, quedó claro que la Ley de esclavos fugitivos enfureció a los abolicionistas del Norte, lo que finalmente perjudicó a la causa del Sur. La ley había sido diseñada para que una nueva clase de funcionarios federales, llamados comisionados, pudieran ayudar a los dueños de esclavos a capturar a los fugitivos. Pero la ley también hizo posible que los llamados "cazadores de esclavos" agarraran a los negros libres y afirmaran que en realidad eran esclavos fugitivos. Una vez capturados, los negros libres acusados ​​de fugitivos tenían pocas oportunidades de defenderse. No tenían derecho a un juicio con jurado ni a testificar en su propio nombre. En cambio, fueron llevados ante un comisionado, quien decidió si estos presuntos fugitivos quedarían libres o serían obligados a esclavizarlos en el sur. Esta situación se agravó aún más por el hecho de que un comisionado recibía un salario más alto del gobierno si decidía que un negro llevado ante él era un esclavo fugitivo. Como resultado, muchos negros libres fueron encarcelados falsamente y esclavizados por la fuerza en las plantaciones de algodón y caña de azúcar en el sur.

Los furiosos abolicionistas del Norte se comprometieron a luchar contra el Compromiso de 1850 en todo momento. Sin embargo, lo que es aún más importante, la ley volvió a miles de norteños contra la esclavitud. "El espectáculo lamentable de negros indefensos que son apresados ​​en las calles y llevados a la esclavitud podría inquietar a los blancos del norte con más prejuicios", escribió Jeffrey Rogers Hummel. "Las turbas del norte, que alguna vez habían dirigido su furia contra los abolicionistas, ahora atacaron a los cazadores de esclavos, irrumpieron en cárceles y rescataron a esclavos fugitivos ... El gobierno nacional trató enérgicamente de enjuiciar a los infractores de la ley [blancos del norte] responsables de tal desafío, pero los jurados del norte se negaron a condenar ".

A medida que los estadounidenses en el norte llegaron a ver la Ley de esclavos fugitivos como poco más que un secuestro patrocinado por el gobierno, su apoyo al movimiento abolicionista se disparó. El testimonio conmovedor de los esclavos fugitivos que llegaron al norte a través del ferrocarril subterráneo se sumó aún más a los sentimientos de proabolición. Luego, en 1852, una novela de Harriet Beecher Stowe (1811-1896) titulada La cabaña del tío Tom fue publicado. La cabaña del tío Tom fue un libro enormemente popular que proporcionó un retrato comprensivo de los negros esclavizados. Escrita por Stowe en respuesta a la Ley de esclavos fugitivos, la novela se convirtió en la obra literaria más importante de la historia abolicionista.


Brinkmanship y beligerancia

A lo largo de los años, los actores políticos basotho han estado dispuestos a arriesgarse a la inestabilidad, incluso a la violencia, para alcanzar sus posiciones máximas. Esto se debe en parte a que han llegado a esperar que si la confrontación política en Lesotho se desliza hacia una confrontación violenta, o si los esfuerzos de reforma se detienen, Sudáfrica intervendrá.

En los últimos 27 años, todos los actores políticos de Lesotho en un momento u otro han solicitado o se han involucrado en un comportamiento provocador que induce la participación de sus vecinos más importantes con la esperanza de que el poder de Pretoria los ayude a prevalecer sobre sus rivales nacionales.

El resultado es una actitud arriesgada y beligerante. Los politólogos Timothy Crawford y Alan Kuperman describen esto como "riesgo moral crónico", una situación en la que un

La historia a largo plazo de intervención en un estado perpetúa su inestabilidad.


Opinión: este no es el momento para comprometerse con la reforma democrática

H.R. 1 is poised to be the most important democracy reform enacted by Congress since the Voting Rights Act of 1965. But in the wake of its passage in the House on a strict party-line vote on March 3, some anxious scholars and pundits worry it cannot pass the Senate and are urging Democrats to pull back.

That advice is wholly misguided, both politically and morally. This is not the time to compromise on H.R. 1. It is not time for Democrats to negotiate against themselves. This is the time to make the argument for every facet of H.R. 1 even more strongly.

H.R. 1 is an omnibus reform package that covers a wide range of flaws in our current representative democracy. Building on the work of the late representative John Lewis, the bill would assure that every qualified voter had equal freedom to vote, and that no state could deploy complex rules to suppress anyone’s right to participate. It would end the partisan gerrymandering of congressional districts, increase election security and, for the first time in U.S. history, give candidates for Congress a real opportunity to rely on small contributors alone to fund their campaigns. The bill would also impose substantial ethics regulations on Congress, the Supreme Court and the president. And it would be funded by fines, penalties and settlements from corporate tax, lobbying and financial fraud cases.

The breadth of its ambition is a strength, not weakness. Americans are deeply skeptical of their government. Overwhelmingly, they believe that Congress serves not them, but the special interests who pay for campaigns. Many are deeply and rightly angry at the efforts by states to suppress their vote. Others are frustrated with legislatures that draw districts to permanently entrench a political minority as a majority. And practically everyone thinks that every branch of our government must commit to higher ethical ideals. We are told we have the greatest democracy in the world. Yet very few who know anything about how it actually functions believe this.


Efforts to Compromise - History

Early on the evening of January 21, 1850, Senator Henry Clay of Kentucky trudged through the Washington, D.C. snow to visit Senator Daniel Webster of Massachusetts. Clay, 73 years old, was a sick man, wracked by a severe cough. But he braved the snowstorm because he feared for the Union's future.

For four years Congress had bitterly and futilely debated the question of the expansion of slavery. Ever since David Wilmot had proposed that slavery be prohibited from any territory acquired from Mexico, opponents of slavery had argued that Congress possessed the power to regulate slavery in all of the territories. Ardent proslavery Southerners vigorously disagreed.

Politicians had repeatedly but unsuccessfully tried to work out a compromise. One simple proposal had been to extend the Missouri Compromise line to the Pacific Ocean. Thus, slavery would have been forbidden north of 36 30' north latitude but permitted south of that line. This proposal attracted the support of moderate Southerners but generated little support outside the region. Another proposal, supported by two key Democratic senators, Lewis Cass of Michigan and Stephen Douglas of Illinois, was known as "popular sovereignty." It declared that the people actually living in a territory should decide whether or not to allow slavery.

But neither suggestion offered a solution to the whole range of issues dividing the North and South. It was up to Henry Clay, who had just returned to Congress after a seven-year absence, to work out a formula that balanced competing sectional concerns.

  • California be admitted as a free state
  • there be no restriction on slavery in New Mexico and Utah
  • Texas relinquish its claim to land in New Mexico in exchange for federal assumption of Texas's unpaid debts
  • Congress enact a stringent and enforceable fugitive slave law and
  • the slave trade--but not slavery--be abolished in the District of Columbia.

A week later, Clay presented his proposal to the Senate. The aging statesman was known as the "Great Compromiser" for his efforts on behalf of the Missouri Compromise and the Compromise Tariff of 1832 (which resolved the nullification crisis). Once again, he appealed to Northerners and Southerners to place national patriotism ahead of sectional loyalties.

Clay's proposal ignited an eight-month debate in Congress and led John C. Calhoun to threaten Southern secession. Daniel Webster, the North's most spellbinding orator, threw his support behind Clay's compromise. "Mr. President," he began, "I wish to speak today not as a Massachusetts man, nor as Northern man, but as an American . I speak today for the preservation of the Union. Hear me for my cause." He concluded by warning his listeners that "there can be no such thing as a peaceable secession."

Webster's speech provoked outrage from Northern opponents of compromise. Senator William H. Seward of New York called Webster a "traitor to the cause of freedom." But Webster's speech reassured moderate Southerners that powerful interests in the North were committed to compromise.

Still, opposition to compromise was fierce. Whig President Zachary Taylor argued that California, New Mexico, Oregon, Utah, and Minnesota should all be admitted to statehood before the question of slavery was addressed, a proposal that would have given the North a ten-vote majority in the Senate. William H. Seward denounced the compromise as conceding too much to the South and declared that there was a "higher law" than the Constitution, a law that demanded an end to slavery.

In July, Northern and Southern senators opposed to the very idea of compromise joined ranks to defeat a bill that would have admitted California to the Union and organized New Mexico and Utah without reference to slavery.

Compromise appeared to be dead. A bitterly disappointed and exhausted Henry Clay dejectedly left the Capitol, his efforts apparently for naught. Then with unexpected suddenness the outlook abruptly changed. On the evening of July 9, 1850, President Taylor died of gastroenteritis, five days after taking part in a Fourth of July celebration dedicated to the building of the still unfinished Washington Monument. Taylor's successor was Millard Fillmore, a 50-year-old New Yorker, who was an ardent supporter of compromise.

In Congress, leadership in the fight for a compromise passed to Stephen Douglas, a Democratic senator from Illinois. An arrogant and dynamic leader, 5 foot 4 inches in height, with stubby legs, a massive head, bushy eyebrows, and a booming voice, Douglas was known as the "Little Giant." Douglas abandoned Clay's strategy of gathering all issues dividing the sections into a single bill. Instead, he introduced Clay's proposals one at a time. In this way, he was able to gather support from varying coalitions of Whigs and Democrats and Northerners and Southerners on each issue.

At the same time, banking and business interests as well as speculators in Texas bonds lobbied and even bribed congressmen to support compromise. Despite these manipulations, the compromise proposals never succeeded in gathering solid congressional support. In the end, only 4 senators and 28 representatives voted for every one of the measures. Nevertheless, they all passed.

  • admitted California as a free state
  • allowed the territorial legislatures of New Mexico and Utah to settle the question of slavery in those areas
  • set up a stringent federal law for the return of runaway slaves
  • abolished the slave trade in the District of Columbia and
  • gave Texas $10 million to abandon its claims to territory in New Mexico east of the Rio Grande.

The compromise created the illusion that the territorial issue had been resolved once and for all. "There is rejoicing over the land," wrote one Northerner, "the bone of contention is removed disunion, fanaticism, violence, insurrection are defeated." Sectional hostility had been defused calm had returned. But, as one Southern editor correctly noted, it was "the calm of preparation, and not of peace."


Ver el vídeo: Efforts to compromise with Kaci Hickox stall (Diciembre 2021).