Información

La mandíbula del ser humano moderno más antiguo fuera de África descubierta en Israel


Un gran equipo de investigación internacional, dirigido por Israel Hershkovitz de la Universidad de Tel Aviv y que incluye a Rolf Quam de la Universidad de Binghamton, Universidad Estatal de Nueva York, ha descubierto el fósil humano moderno más antiguo jamás encontrado fuera de África. El hallazgo sugiere que los humanos modernos abandonaron el continente al menos 50.000 años antes de lo que se pensaba.

"Misliya es un descubrimiento emocionante", dice Rolf Quam, profesor de antropología de la Universidad de Binghamton y coautor del estudio. "Proporciona la evidencia más clara hasta ahora de que nuestros antepasados ​​emigraron por primera vez fuera de África mucho antes de lo que creíamos anteriormente. También significa que los humanos modernos se reunieron e interactuaron potencialmente durante un período más largo con otros grupos humanos arcaicos, brindando más oportunidades para la cultura e intercambios biológicos ".

  • Antiguos fósiles humanos encontrados en China desafían la teoría de fuera de África
  • Actualizaciones sobre Fuera de África: revisión de la historia de la dispersión de los humanos modernos en Eurasia
  • El origen de "nosotros": lo que sabemos hasta ahora sobre el origen de los seres humanos

Megadim Cliff Mount Carml - Israel, en el centro de la cueva Misliya. ( CC BY 3.0 )

El fósil, una mandíbula superior con varios dientes, fue encontrado en un sitio llamado Cueva Misliya en Israel, uno de varios sitios de cuevas prehistóricas ubicadas en el Monte Carmelo. Varias técnicas de datación aplicadas a materiales arqueológicos y al fósil en sí sugieren que la mandíbula tiene entre 175.000 y 200.000 años de antigüedad, lo que hace retroceder la migración humana moderna fuera de África en al menos 50.000 años.

Los investigadores analizaron los restos fósiles basándose en escaneos microCT y modelos virtuales en 3D y los compararon con otros fósiles de homínidos de África, Europa y Asia.

"Si bien todos los detalles anatómicos del fósil de Misliya son totalmente consistentes con los humanos modernos, algunas características también se encuentran en los neandertales y otros grupos humanos", dijo Quam, profesor asociado de antropología en Binghamton. "Uno de los desafíos en este estudio fue identificar características en Misliya que se encuentran solo en humanos modernos. Estas son las características que proporcionan la señal más clara de qué especie representa el fósil de Misliya".

  • Los neandertales se aparearon con humanos modernos mucho antes de lo que se pensaba, según un estudio
  • Cráneo y mandíbula prehistóricos encontrados en Laos reescriben las líneas de tiempo y revelan la diversidad de los primeros humanos
  • La era de los sabios: ¿Qué distingue al Homo Sapiens de los otros grandes simios?

Maxilar reconstruido a partir de imágenes microCT. (Imagen: Gerhard Weber, Universidad de Viena, Austria )

La evidencia arqueológica revela que los habitantes de la cueva Misliya eran hábiles cazadores de especies de caza mayor, controlaban la producción de fuego y estaban asociados con un juego de herramientas de piedra del Paleolítico Medio Temprano, similar al encontrado con los primeros humanos modernos en África.

Si bien se han encontrado fósiles más antiguos de humanos modernos en África, el momento y las rutas de la migración humana moderna fuera de África son cuestiones clave para comprender la evolución de nuestra propia especie, dijeron los investigadores. La región del Medio Oriente representa un corredor importante para las migraciones de homínidos durante el Pleistoceno y ha sido ocupada en diferentes momentos por humanos modernos y neandertales.

Este nuevo descubrimiento abre la puerta al reemplazo demográfico o la mezcla genética con poblaciones locales antes de lo que se pensaba, dijo Quam. De hecho, la evidencia de Misliya es consistente con sugerencias recientes basadas en ADN antiguo para una migración anterior, antes de hace 220.000 años, de humanos modernos fuera de África. Varios descubrimientos arqueológicos y fósiles recientes en Asia también están haciendo retroceder la primera aparición de humanos modernos en la región y, por implicación, la migración fuera de África.


    La antigua mandíbula de una cueva israelí se convierte en la evidencia más antigua de seres humanos fuera de África

    Los nuevos hallazgos de fósiles en los últimos años han obligado a los antropólogos a reexaminar nuestro camino evolutivo para convertirnos en humanos. Ahora, el fósil humano moderno más antiguo jamás encontrado fuera del continente africano está retrasando la fecha en que nuestros antepasados ​​abandonaron África.

    El fósil, una mandíbula superior izquierda con la mayoría de los dientes adheridos, proviene de la cueva Misliya en Israel y data de hace 177.000-194.000 años. Esto es considerablemente más antiguo que cualquier otro resto de nuestra propia especie, Homo sapiens, descubierto fuera de África, y coincide con varios otros estudios recientes que están cambiando la visión sobre nuestros orígenes evolutivos y la migración por todo el Viejo Mundo.

    Orígenes africanos, luego se extendió desde allí.

    Los primeros humanos, a los que los antropólogos denominan homínidos, vivieron hace entre seis y siete millones de años en África. Estos primeros ancestros evolutivos son reconocidos como pertenecientes a la familia humana principalmente porque sus huesos revelan claros signos de bipedalismo: caminaban sobre dos pies. No fue hasta hace unos dos millones de años que los antepasados ​​humanos emigraron por primera vez de África y se extendieron por todo el Viejo Mundo.

    Durante mucho tiempo, los antropólogos en general sostuvieron que Homo sapiens apareció por primera vez hace unos 200.000 años, en África. Esto se basó en los hallazgos de estudios genéticos y en descubrimientos de fósiles. Dos sitios en Etiopía, Herto y Omo Kibish, han cedido pronto Homo sapiens los fósiles datan de hace entre 160.000 y 195.000 años.

    Pero en junio de 2017, los investigadores fecharon fósiles del sitio de Jebel Irhoud en Marruecos hace unos 315.000 años y los atribuyeron a una fase temprana de Homo sapiens evolución. Esta fecha inesperadamente temprana hizo retroceder el origen de nuestra especie en más de 100.000 años.

    Hasta hace poco, los primeros fósiles humanos de nuestra propia especie descubiertos fuera de África databan de hace entre 90.000 y 120.000 años. Dos sitios de cuevas en Israel & mdashQafzeh y Skhul & mdash han producido numerosos esqueletos de los primeros humanos modernos. La edad de estos sitios sugeriría que nuestra especie estuvo restringida a África durante 200.000 años antes de emigrar fuera del continente. Otros sitios con Homo sapiens Los fósiles de Asia y Europa son generalmente más jóvenes que los hallazgos de Oriente Medio.

    Ahora, un equipo de investigación internacional, del que yo era miembro, ha informado del hallazgo de un fósil humano moderno temprano en la cueva Misliya en Israel que data de hace 177.000-194.000 años. Esta fecha retrasa el éxodo de nuestra especie desde África en más de 50.000 años.

    Análisis de alta tecnología de restos antiguos

    El fósil de Misliya es solo parte de la mandíbula de un individuo. Para comprender el significado del hallazgo, necesitábamos estar seguros de cuándo vivía este individuo y también a qué especie pertenecía.

    Para empezar, las herramientas de piedra asociadas con el fósil, de un tipo conocido como Paleolítico Medio Temprano, indicaban una antigüedad considerable para el espécimen. Los juegos de herramientas similares de otros sitios en el Medio Oriente generalmente datan de hace más de 160,000 años. Para establecer la edad de la mandíbula con mayor precisión, se aplicaron varias técnicas independientes de datación al fósil en sí, así como a las herramientas de piedra y los sedimentos del sitio. Los resultados llegaron con edades que oscilaron entre 177.000 y 194.000 años atrás.

    Para diagnosticar qué especie podría representar el fósil de Misliya, estudiamos el fósil original utilizando tanto enfoques antropológicos tradicionales como los últimos avances tecnológicos. Realizamos una micro-tomografía computarizada e hicimos modelos virtuales en 3D de la muestra para visualizar las estructuras internas de los dientes y cuantificar sus formas con mayor precisión. Los resultados de estos análisis demostraron muy claramente que el fósil de Misliya es un miembro de nuestra propia especie.

    Todas las características anatómicas del fósil de Misliya son consistentes con que sea un humano moderno, como nosotros. No hay nada en el fósil que lo descarte como un Homo sapiens. Y algunas características en los dientes anteriores del fósil de Misliya parecen ocurrir solo en Homo sapiens.

    Nuestro estudio encontró que estos dientes carecen de varias características que se encuentran en especies humanas anteriores, incluidos los neandertales. Una de estas características es un engrosamiento de la corona del diente a lo largo de los bordes de la superficie interior del incisivo y el canino. Los antropólogos llaman a este rasgo palear. Vemos palear los dientes de especies anteriores de homínidos antes de la evolución de los humanos modernos. Pero no lo vimos en los dientes de Misliya, apoyando la idea de que esta mandíbula es de un Homo sapiens individual. Hoy en día, algunas poblaciones humanas modernas en realidad tienen palas en los dientes, mientras que otras no, pero en el registro fósil, la única especie que no muestra palas es Homo sapiens.

    Otro rasgo que buscamos es una pequeña cúspide en la base de la corona del diente en la superficie interior del incisivo y el canino. Esta característica se ve comúnmente en los neandertales, pero está ausente en el fósil de Misliya.

    Es la ausencia de estas dos características dentales en el fósil de Misliya, junto con la información de los otros dientes y la propia mandíbula, lo que nos dice que provino de un Homo sapiens.

    Colocando más piezas en el rompecabezas

    Los hallazgos en Misliya coinciden con un estudio genético reciente que ofreció evidencia tentadora del influjo de material genético en el acervo genético neandertal de África. Los investigadores se basaron en el ADN mitocondrial antiguo extraído de un fémur de neandertal (hueso de la pierna) descubierto en Alemania. La especie africana involucrada no estaba clara, pero las fechas más antiguas para los primeros Homo sapiens Los fósiles de Jebel Irhoud en Marruecos dejan en claro que los humanos modernos ya estaban presentes en África en ese momento. Estos resultados genéticos sugieren la posibilidad de una migración humana moderna más temprana fuera de África, al menos hace 220.000 años y probablemente antes.

    Si bien el fósil de Misliya es más joven que esto, proporciona la primera evidencia fósil que confirma que los humanos modernos abandonaron África considerablemente antes de lo que se creía. Esta serie de estudios y descubrimientos recientes de fuentes dispares están proporcionando nuevos conocimientos sobre nuestros propios orígenes y dispersión por todo el mundo.

    Este artículo se ha vuelto a publicar de The Conversation con una licencia de Creative Commons. Lea el artículo original.

    Las opiniones expresadas en este artículo son del autor. & # 8203 & # 8203 & # 8203 & # 8203 & # 8203 & # 8203


    Los científicos han encontrado los fósiles humanos más antiguos conocidos

    6 minúsculos espeleólogos, 15 extraños esqueletos y 1 asombrosa nueva especie de humano antiguo

    Cómo Estados Unidos avanzó en el cambio climático sin aprobar un proyecto de ley

    Sin embargo, eso no es inesperado. Muchas líneas de evidencia muestran que los primeros humanos probablemente se dispersaron de África en varias ocasiones, encontrándose con otros homínidos como neandertales y denisovanos que ya se habían establecido en el resto del mundo. Todos estos grupos tuvieron relaciones sexuales, dejando rastros de su ADN en los genomas de los demás. Y basándose en estos intercambios, los genetistas han estimado que algunos humanos deben haber vivido más allá de África hace 220.000 años o más. Si ese es el caso, debe haber fósiles fuera del continente que eran más antiguos que los especímenes de Skhul. Solo era cuestión de encontrarlos.

    “El fósil de Misliya es significativo porque es el primer hallazgo que muestra de manera concluyente que las primeras expansiones de la población humana moderna fuera de África en realidad hizo ocurren incluso antes del episodio de Skhul ”, dice Katerina Harvati, de la Universidad de Tübingen.

    Una vez que Hershkovitz y Weinstein-Evron descubrieron la mandíbula, tuvieron dos desafíos. Primero, tenían que identificarlo. Varios otros homínidos, como los neandertales, vivían en la misma región en ese momento, pero el equipo determinó que la mandíbula y los dientes no tenían ninguno de los rasgos característicos de estos otros grupos. En cambio, sus características eran claramente las de los humanos modernos. "Está Homo sapiens por excelencia ”, dice Hershkovitz. "Es un humano moderno, como tú o como yo, más o menos".

    A continuación, el equipo tuvo que fechar el espécimen. Utilizaron tres técnicas, cada una realizada por diferentes laboratorios que trabajaban de forma independiente en países separados. Un equipo australiano analizó herramientas de pedernal quemadas que se encontraron cerca de los fósiles y concluyó que tienen 179.000 años. Un equipo israelí midió isótopos radiactivos de uranio en el sedimento rocoso adherido a los dientes, estimando que la edad mínima del fósil está entre 177.000 y 193.000. Y un equipo español analizó el esmalte de uno de los dientes, demostrando que tiene una edad máxima de 194.000 años.

    “Cada laboratorio hizo un análisis diferente sin conocer los resultados de los otros laboratorios”, dice Hershkovitz. “Sorprendentemente, todos vinieron más o menos con los mismos números. Las fechas son más seguras que las de cualquier otro fósil que conozca ".

    Estas fechas no implican que los humanos hayan vivido continuamente en el Levante durante al menos 180.000 años, o que los residentes de Misliya fueran los antepasados ​​directos de quienes eventualmente vivieron en Skhul. En ese momento, la región tenía un clima variable, con fases húmedas marcadas por sequías. En lugar de ser un santuario permanente para los humanos migratorios, podría haber sido lo que algunos antropólogos han llamado un “bulevar de sueños rotos”, un lugar donde los humanos se aventuraban regularmente, pero rara vez se quedaban permanentemente. La mandíbula de Misliya simplemente sugiere cuándo podrían haber comenzado esos intentos de migración.

    "La investigación es sólida", dice Shara Bailey de la Universidad de Nueva York, que se especializa en dientes de homínidos antiguos. “¿Es el ser humano moderno más antiguo fuera de África? Creo que probablemente sea cierto. Pero tal vez no sea sorprendente, dado que ahora sabemos que Homo sapiens estuvo en África incluso antes de lo que pensábamos ".

    Hasta hace poco, los primeros especímenes de humanos modernos eran dos fósiles etíopes que tienen 160.000 y 195.000 años, respectivamente. Pero el año pasado, Bailey y otros informaron del descubrimiento de huesos de 315.000 años de una cueva marroquí llamada Jebel Irhoud. "Si Homo sapiens está en África hace 300.000 años, no es de extrañar que hicieran excursiones fuera de África ”, dice.

    Sin embargo, los especímenes de Jebel Irhoud tenían una interesante mezcla de características. Sus rostros parecían modernos, pero la parte de atrás de sus cabezas era más plana en la parte superior y más larga en la parte posterior que la nuestra. Es por eso que Hershkovitz no está convencido en absoluto de que fueran humanos modernos. Para él, el hallazgo de Misliya no es solo el primer fósil humano moderno fuera de África, sino el primer fósil humano moderno, punto.

    Es una afirmación audaz basarse en una sola mandíbula, especialmente porque varios homínidos recientemente descubiertos como Homo naledi y Australopithecus sediba tienen combinaciones inesperadas de rasgos físicos. "No podemos hacer suposiciones sobre cómo se veía el resto de los homínidos sin ver el resto de los restos", dice Bailey. "No dudo que estos sean Homo sapiens, pero si encontráramos un cerebro diminuto con el resto de la [mandíbula], ¿cambiaría eso la imagen? Eso ha estado sucediendo mucho últimamente ".

    Las herramientas de piedra encontradas en Misliya añaden otra arruga a la historia. Estos se hicieron con un método sofisticado llamado técnica de Levallois, que también se utilizó para fabricar herramientas que se encuentran en Jebel Irhoud. Quizás esto signifique que la técnica es una firma de los primeros humanos modernos, que la utilizaron para fabricar herramientas a medida que se extendían por África y más allá.

    "Lo que está claro es que todavía no tenemos toda la historia", dice Harvati, "pero Misliya es una pieza crucial del rompecabezas".


    La mandíbula fósil encontrada en Israel es el humano moderno más antiguo encontrado fuera de África

    Los nuevos descubrimientos están cambiando las ideas de los arqueólogos sobre los orígenes de nuestra propia especie y nuestra migración fuera de África. Este fósil empuja al Homo sapiens y el éxodo africano # x27 se remonta a 50.000 años.

    Una vista de cerca de los dientes que acompañan al maxilar izquierdo de los restos humanos de la cueva Misliya en Israel, los restos más antiguos de nuestra especie Homo sapiens encontrados fuera de África, se proporciona en esta foto publicada el 25 de enero de 2018. Crédito: Folleto a través de Reuters / Israel Hershkovitz / Universidad de Tel Aviv

    Una vista de cerca de los dientes que acompañan al maxilar izquierdo de los restos humanos de la cueva Misliya en Israel, los restos más antiguos de nuestra especie Homo sapiens encontrados fuera de África, se proporciona en esta foto publicada el 25 de enero de 2018. Crédito: Folleto a través de Reuters / Israel Hershkovitz / Universidad de Tel Aviv

    Los nuevos hallazgos de fósiles en los últimos años han obligado a los antropólogos a reexaminar nuestro camino evolutivo para convertirnos en humanos. Ahora, el fósil humano moderno más antiguo jamás encontrado fuera del continente africano está retrasando la fecha en que nuestros antepasados ​​abandonaron África.

    El fósil, una mandíbula superior izquierda con la mayoría de los dientes adheridos, proviene de la cueva Misliya en Israel y data de hace 177.000-194.000 años. Esto es considerablemente más antiguo que cualquier otro resto de nuestra propia especie, Homo sapiens, descubierto fuera de África y coincide con varios otros estudios recientes que están cambiando la visión sobre nuestros orígenes evolutivos y la migración por todo el Viejo Mundo.

    Orígenes africanos, luego se extendió desde allí.

    Los primeros humanos, a los que los antropólogos denominan homínidos, vivieron hace unos 6-7 millones de años en África. Estos primeros ancestros evolutivos son reconocidos como pertenecientes a la familia humana principalmente porque sus huesos revelan claros signos de bipedalismo: caminaban sobre dos pies. No fue hasta hace unos 2 millones de años que los antepasados ​​humanos emigraron por primera vez de África y se extendieron por todo el Viejo Mundo.

    Hasta hace poco, los antropólogos generalmente sostenían que Homo sapiens apareció por primera vez hace unos 200.000 años, en África. Esto se basó en los hallazgos de estudios genéticos y en descubrimientos de fósiles. Dos sitios en Etiopía, Herto y Omo Kibish, han cedido pronto Homo sapiens los fósiles datan de hace entre 160.000 y 195.000 años.

    Pero en junio de 2017, los investigadores fecharon los fósiles del sitio de Jebel Irhoud en Marruecos hace unos 315.000 años y los atribuyeron a una fase temprana de Homo sapiens evolución. Esta fecha inesperadamente temprana hizo retroceder el origen de nuestra especie en más de 100.000 años.

    Hasta hace poco, los primeros fósiles humanos de nuestra propia especie descubiertos fuera de África databan de hace unos 90.000-120.000 años. Dos sitios de cuevas en Israel, Qafzeh y Skhul, han producido numerosos esqueletos de los primeros humanos modernos. La edad de estos sitios sugeriría que nuestra especie estuvo restringida a África durante 200.000 años antes de emigrar fuera del continente. Otros sitios con Homo sapiens Los fósiles de Asia y Europa son generalmente más jóvenes que los hallazgos de Oriente Medio.

    Ahora, un equipo de investigación internacional, del que yo era miembro, ha informado del hallazgo de un fósil humano moderno temprano en la cueva Misliya en Israel que data de hace 177.000-194.000 años. Esta fecha retrasa el éxodo de nuestra especie desde África en más de 50.000 años.

    Análisis de alta tecnología de restos antiguos

    El fósil de Misliya es solo parte de la mandíbula de un individuo. Para comprender el significado del hallazgo, necesitábamos estar seguros de cuándo vivía este individuo y también a qué especie pertenecía.

    Para empezar, las herramientas de piedra asociadas con el fósil, de un tipo conocido como Paleolítico Medio Temprano, indicaban una antigüedad considerable para el espécimen. Los juegos de herramientas similares de otros sitios en el Medio Oriente generalmente datan de hace más de 160.000 años. Para establecer la edad de la mandíbula con mayor precisión, se aplicaron varias técnicas independientes de datación al fósil en sí, así como a las herramientas de piedra y los sedimentos del sitio. Los resultados llegaron con edades que oscilaron entre 177.000-194.000 años atrás.

    Para diagnosticar qué especie podría representar el fósil de Misliya, estudiamos el fósil original utilizando tanto enfoques antropológicos tradicionales como los últimos avances tecnológicos. Realizamos una micro-tomografía computarizada e hicimos modelos virtuales en 3-D de la muestra para visualizar las estructuras internas de los dientes y cuantificar sus formas con mayor precisión. Los resultados de estos análisis demostraron muy claramente que el fósil de Misliya es un miembro de nuestra propia especie.

    Todas las características anatómicas del fósil de Misliya son consistentes con que sea un humano moderno, como nosotros. No hay nada en el fósil que lo descarte como un Homo sapiens. Y algunas características en los dientes anteriores del fósil de Misliya parecen ocurrir solo en Homo sapiens.

    Nuestro estudio encontró que estos dientes carecen de varias características que se encuentran en especies humanas anteriores, incluidos los neandertales. Una de estas características es un engrosamiento de la corona del diente a lo largo de los bordes de la superficie interior del incisivo y el canino. Los antropólogos llaman a este rasgo palear. Vemos palear los dientes de especies anteriores de homínidos antes de la evolución de los humanos modernos. Pero no lo vimos en los dientes de Misliya, apoyando la idea de que esta mandíbula es de un Homo sapiens individual. Hoy en día, algunas poblaciones humanas modernas en realidad tienen palas en los dientes, mientras que otras no, pero en el registro fósil, la única especie que no muestra palas es Homo sapiens.

    Otro rasgo que buscamos es una pequeña cúspide en la base de la corona del diente en la superficie interior del incisivo y el canino. Esta característica se ve comúnmente en los neandertales, pero está ausente en el fósil de Misliya.

    Es la ausencia de estas dos características dentales en el fósil de Misliya, junto con la información de los otros dientes y la propia mandíbula, lo que nos dice que provino de un Homo sapiens.

    Colocando más piezas en el rompecabezas

    Los hallazgos en Misliya coinciden con un estudio genético reciente que ofreció evidencia tentadora del influjo de material genético en el acervo genético neandertal de África. Los investigadores se basaron en el ADN mitocondrial antiguo extraído de un fémur de neandertal (hueso de la pierna) descubierto en Alemania. La especie africana involucrada no estaba clara, pero las fechas más antiguas para los primeros Homo sapiens Los fósiles de Jebel Irhoud en Marruecos dejan en claro que los humanos modernos ya estaban presentes en África en ese momento. Estos resultados genéticos sugieren la posibilidad de una migración humana moderna más temprana fuera de África & # 8211 al menos desde hace 220.000 años y probablemente antes.

    Si bien el fósil de Misliya es más joven que esto, proporciona la primera evidencia fósil que confirma que los humanos modernos abandonaron África considerablemente antes de lo que se creía. Esta serie de estudios y descubrimientos recientes de fuentes dispares están proporcionando nuevos conocimientos sobre nuestros propios orígenes y dispersión por todo el mundo.

    Rolf Quam es profesor asociado de antropología en la Universidad de Binghamton, Universidad Estatal de Nueva York.

    Este artículo fue publicado originalmente en La conversación. Lea el artículo original.


    Descubiertos restos del humano moderno más antiguo fuera de África

    Una mandíbula completa con dientes recientemente descubierta en la cueva Misliya de Israel se ha fechado hace 177.000-194.000 años. El hallazgo indica que los humanos modernos estuvieron presentes en el Levante al menos 50.000 años antes de lo que se pensaba.

    "Este hallazgo, que los primeros humanos modernos estuvieron presentes fuera de África antes de lo que comúnmente se cree, cambia completamente nuestra visión sobre la dispersión humana moderna y la historia de la evolución humana moderna", dice Prof. Israel Hershkovitz del Departamento de Anatomía y Antropología de la Facultad de Medicina Sackler de la Universidad de Tel Aviv. El profesor Hershkovitz dirigió el equipo internacional de antropólogos que llevaron a cabo el estudio en colaboración con la profesora Mina Weinstein-Evron del Instituto de Arqueología Zinman de la Universidad de Haifa. La investigación fue publicada recientemente en la revista Ciencias.

    El consenso común de los antropólogos ha sido que los humanos modernos aparecieron en África hace aproximadamente 160.000-200.000 años, según los fósiles encontrados en Etiopía, y que los humanos modernos evolucionaron en África y comenzaron a migrar fuera de África hace unos 100.000 años.

    El equipo de investigación descubrió el fósil, una mandíbula superior adulta con varios dientes, en la cueva Misliya en Israel, uno de varios sitios de cuevas prehistóricas ubicadas en el Monte Carmelo. Los científicos aplicaron varias técnicas de datación al fósil para determinar que la mandíbula tiene al menos 170.000 años. También analizaron los restos utilizando escaneos microCT y modelos virtuales 3D para compararlos con otros homínido fósiles descubiertos en partes de África, Europa y Asia.

    El maxilar (mandíbula superior) del homínido Misliya-1. (foto: Israel Hershkovitz, Universidad de Tel Aviv)

    Retrocediendo el reloj

    "Pero si el fósil de Misliya data de hace aproximadamente 170.000-190.000 años, toda la narrativa de la evolución de Homo sapiens debe retrasarse al menos 100.000-200.000 años ", dice el profesor Hershkovitz." En otras palabras, si los humanos modernos comenzaron a viajar fuera de África hace unos 200.000 años, se deduce que deben haberse originado en África al menos 300.000-500.000 hace años que."

    Hasta ahora, los primeros restos de humanos modernos encontrados fuera de África, en las cuevas de Skhul y Qafzeh en Israel, databan de hace 90.000-120.000 años.

    "Nuestra investigación da sentido a muchos hallazgos antropológicos y genéticos recientes", dice el profesor Hershkovitz, quien dirige el Centro Dan David para la Evolución Humana y la Investigación de Biohistoria en el Museo Steinhardt de Historia Natural de TAU. "Hace aproximadamente un año, los científicos informaron haber encontrado los restos de los humanos modernos en China datan de hace unos 80.000-100.000 años, lo que sugiere que su migración ocurrió antes de lo que se pensaba, pero hasta nuestro descubrimiento en Misliya, no pudimos explicarlo.

    "Numerosas piezas diferentes del rompecabezas —la aparición del primer humano moderno en Misliya, evidencia de una mezcla genética entre neandertales y humanos, humanos modernos en China— ahora encajan en su lugar", observa.

    El Medio Oriente fue un corredor importante para homínido migraciones, ocupadas en diferentes épocas tanto por humanos modernos como por neandertales. El nuevo descubrimiento en Misliya sugiere un reemplazo demográfico o una mezcla genética más temprana con las poblaciones locales de lo que se pensaba anteriormente.

    "Todos los detalles anatómicos del fósil de Misliya son totalmente consistentes con los humanos modernos, pero algunos rasgos se parecen a los encontrados en los restos de neandertales y otros grupos humanos. Esto sugiere que, si bien África fue el origen de nuestra especie, algunos de nuestros rasgos debe haber evolucionado o haber sido adquirido fuera de África ", dice el profesor Hershkovitz, cuya investigación también cuenta con el apoyo del Instituto de Antropología Familiar Shmunis de TAU, que él dirige.

    Según el profesor Weinstein-Evron, los habitantes de la cueva Misliya eran hábiles cazadores de especies de caza mayor como uros, gamos y gacelas persas, utilizaban fuego de forma rutinaria, hicieron un amplio uso de las plantas y produjeron un juego de herramientas de piedra del Paleolítico Medio Temprano. empleando sofisticadas técnicas innovadoras, similares a las encontradas con los primeros humanos modernos en África. La asociación del maxilar Misliya con tecnologías tan evolucionadas en el Levante sugiere que su aparición está relacionada con la aparición de Homo sapiens en la región.


    Los nuevos hallazgos de fósiles en los últimos años han obligado a los antropólogos a reexaminar nuestro camino evolutivo para convertirnos en humanos. Ahora, el fósil humano moderno más antiguo jamás encontrado fuera del continente africano está retrasando la fecha en que nuestros antepasados ​​abandonaron África.

    El fósil, una mandíbula superior izquierda con la mayoría de los dientes adheridos, proviene de la cueva Misliya en Israel y data de hace 177.000-194.000 años. Esto es considerablemente más antiguo que cualquier otro resto de nuestra propia especie, Homo sapiens, descubierto fuera de África, y coincide con varios otros estudios recientes que están cambiando la visión sobre nuestros orígenes evolutivos y la migración por todo el Viejo Mundo.

    Orígenes africanos, luego se extendió desde allí.

    Los primeros humanos, a los que los antropólogos denominan homínidos, vivieron hace unos 6-7 millones de años en África. Estos primeros ancestros evolutivos son reconocidos como pertenecientes a la familia humana principalmente porque sus huesos revelan claros signos de bipedalismo: caminaban sobre dos pies. No fue hasta hace unos 2 millones de años que los antepasados ​​humanos emigraron por primera vez de África y se extendieron por todo el Viejo Mundo.

    Hasta hace poco, los antropólogos generalmente sostenían que Homo sapiens apareció por primera vez hace unos 200.000 años, en África. Esto se basó en los hallazgos de estudios genéticos y en descubrimientos de fósiles. Dos sitios en Etiopía, Herto y Omo Kibish, han cedido pronto Homo sapiens Los fósiles datan de hace entre 160.000 y 195.000 años.

    Pero en junio de 2017, los investigadores fecharon fósiles del sitio de Jebel Irhoud en Marruecos hace unos 315.000 años y los atribuyeron a una fase temprana de Homo sapiens evolución. Esta fecha inesperadamente temprana hizo retroceder el origen de nuestra especie en más de 100.000 años.

    Hasta hace poco, los primeros fósiles humanos de nuestra propia especie descubiertos fuera de África databan de hace unos 90.000-120.000 años. Dos sitios de cuevas en Israel, Qafzeh y Skhul, han producido numerosos esqueletos de los primeros humanos modernos. La edad de estos sitios sugeriría que nuestra especie estuvo restringida a África durante 200.000 años antes de emigrar fuera del continente. Otros sitios con Homo sapiens Los fósiles de Asia y Europa son generalmente más jóvenes que los hallazgos de Oriente Medio.

    Ahora, un equipo de investigación internacional, del que yo era miembro, ha informado del hallazgo de un fósil humano moderno temprano en la cueva Misliya en Israel que data de hace 177.000-194.000 años. Esta fecha retrasa el éxodo de nuestra especie desde África en más de 50.000 años.

    Análisis de alta tecnología de restos antiguos

    El fósil de Misliya es solo parte de la mandíbula de un individuo. Para comprender el significado del hallazgo, necesitábamos estar seguros de cuándo vivía este individuo y también a qué especie pertenecía.

    Para empezar, las herramientas de piedra asociadas con el fósil, de un tipo conocido como Paleolítico Medio Temprano, indicaban una antigüedad considerable para el espécimen. Los juegos de herramientas similares de otros sitios en el Medio Oriente generalmente datan de hace más de 160,000 años. Para establecer la edad de la mandíbula con mayor precisión, se aplicaron varias técnicas independientes de datación al fósil en sí, así como a las herramientas de piedra y los sedimentos del sitio. Los resultados llegaron con edades que oscilaron entre 177.000-194.000 años atrás.

    Nuestro estudio encontró que estos dientes carecen de varias características que se encuentran en especies humanas anteriores, incluidos los neandertales. Una de estas características es un engrosamiento de la corona del diente a lo largo de los bordes de la superficie interior del incisivo y el canino. Los antropólogos llaman a este rasgo palear. Vemos palear los dientes de especies anteriores de homínidos antes de la evolución de los humanos modernos. Pero no lo vimos en los dientes de Misliya, apoyando la idea de que esta mandíbula es de un Homo sapiens individual. Hoy en día, algunas poblaciones humanas modernas en realidad tienen palas en los dientes, mientras que otras no, pero en el registro fósil, la única especie que no muestra palas es Homo sapiens.

    Otro rasgo que buscamos es una pequeña cúspide en la base de la corona del diente en la superficie interior del incisivo y el canino. Esta característica se ve comúnmente en los neandertales, pero está ausente en el fósil de Misliya.

    Es la ausencia de estas dos características dentales en el fósil de Misliya, junto con la información de los otros dientes y la propia mandíbula, lo que nos dice que provino de un Homo sapiens.

    Colocando más piezas en el rompecabezas

    Los hallazgos en Misliya coinciden con un estudio genético reciente que ofreció evidencia tentadora del influjo de material genético en el acervo genético neandertal de África. The researchers relied on ancient mitochondrial DNA extracted from a Neanderthal femur (leg bone) discovered in Germany. The African species involved was not clear, but the older dates for the earliest Homo sapiens fossils at Jebel Irhoud in Morocco make it clear that modern humans were already present in Africa at this time. These genetic results suggest the possibility of an earlier modern human migration out of Africa – at least as far back as 220,000 years ago and probably earlier.

    While the Misliya fossil is younger than this, it provides the first fossil evidence confirming that modern humans left Africa considerably earlier than previously believed. This series of recent studies and discoveries from disparate sources are providing new insights into our own origins and dispersal around the globe.

    This article was originally published on The Conversation. Read the original article.

    This research was funded in part by The Leakey Foundation. You can help fund the next big discovery! Donate today!


    A jawbone complete with teeth recently discovered at Israel’s Misliya cave has now been dated to 177,000-194,000 years ago. The finding indicates that modern humans were present in the Levant at least 50,000 years earlier than previously thought.

    Reconstruced maxilla from microCT images. Credit: Gerhard Weber, University of Vienna, Austria

    “This finding — that early modern humans were present outside of Africa earlier than commonly believed — completely changes our view on modern human dispersal and the history of modern human evolution,” says Prof. Israel Hershkovitz of the Department of Anatomy and Anthropology at Tel Aviv University’s Sackler Faculty of Medicine. Hershkovitz is a Leakey Foundation grantee who led the international team of anthropologists who conducted the study in collaboration with Prof. Mina Weinstein-Evron of the Zinman Institute of Archaeology at the University of Haifa. The research, funded in part by The Leakey Foundation, was recently published in the journal Ciencias.

    The common consensus of anthropologists has been that modern humans appeared in Africa roughly 160,000-200,000 years ago, based on fossils found in Ethiopia, and that modern humans evolved in Africa and started migrating out of Africa around 100,000 years ago.

    The research team discovered the fossil, an adult upper jawbone with several teeth, at the Misliya cave in Israel, one of several prehistoric cave sites located on Mount Carmel. The scientists applied various dating techniques to the fossil to determine that the jawbone is at least 170,000 years old. They also analyzed the remains using microCT scans and 3D virtual models to compare it with other hominin fossils discovered in parts of Africa, Europe, and Asia.

    Turning back the clock

    “But if the fossil at Misliya dates to roughly 170,000-190,000 years ago, the entire narrative of the evolution of Homo sapiens must be pushed back by at least 100,000-200,000 years,” Prof. Hershkovitz says. “In other words, if modern humans started traveling out of Africa some 200,000 years ago, it follows that they must have originated in Africa at least 300,000-500,000 years ago.”

    Until now, the earliest remains of modern human found outside of Africa, at the Skhul and Qafzeh caves in Israel, were dated to 90,000-120,000 years ago.

    “Our research makes sense of many recent anthropological and genetic finds,” Prof. Hershkovitz says. “About a year ago, scientists reported finding the remains of modern humans in China dating to about 80,000-100,000 years ago. This suggested that their migration occurred earlier than previously thought, but until our discovery at Misliya, we could not explain it.

    “Numerous different pieces of the puzzle — the occurrence of the earliest modern human in Misliya, evidence of genetic mixture between Neanderthals and humans, modern humans in China — now fall into place,” he observes.

    The Middle East was a major corridor for hominin migrations, occupied at different times by both modern humans and Neanderthals. The new discovery at Misliya suggests an earlier demographic replacement or genetic admixture with local populations than previously thought.

    “All of the anatomical details in the Misliya fossil are fully consistent with modern humans, but some features resemble those found in the remains of Neanderthals and other human groups. This suggests that while Africa was the origin of our species, some of our traits must have evolved or been acquired outside of Africa,” says Prof. Hershkovitz.

    According to Prof. Weinstein-Evron, the inhabitants of Misliya cave were capable hunters of large game species such as aurochs, Persian fallow deer and gazelles, routinely used fire, made a wide use of plants and produced an Early Middle Paleolithic stone tool kit, employing sophisticated innovative techniques similar to those found with the earliest modern humans in Africa. The association of the Misliya maxilla with such evolved technologies in the Levant suggests that their emergence is linked to the appearance of Homo sapiens in the region.

    Leakey Foundation supporters made this discovery possible. Give today and help fund the next big discovery.

    *Article from materials provided by the American Friends of Tel Aviv University.


    Earliest modern human found outside Africa

    A skull unearthed in Greece has been dated to 210,000 years ago, at a time when Europe was occupied by the Neanderthals.

    The sensational discovery adds to evidence of an earlier migration of people from Africa that left no trace in the DNA of people alive today.

    The findings are published in the journal Nature.

    "It's about five times older than any other evidence of modern humans in Europe. And obviously it's older even than Misliya from Israel (a 150,000-year-old early modern human fossil). The shape of the back of the skull is very modern looking and it's potentially the oldest fossil that shows this modern look to the back of the skull," Prof Chris Stringer, from London's Natural History Museum, told BBC News.

    The earliest proposed Homo sapiens, a 300,000-year-old skull from Jebel Irhoud in Morocco, does not show this rounded, high back.

    The latest evidence was uncovered at the site of Apidima Cave in Greece in the 1970s. Two skulls were found one was very distorted and the other incomplete, however, and it took computed tomography scanning and uranium-series dating to unravel their secrets.

    The more complete skull appears to be a Neanderthal. But the other shows clear characteristics, such as a rounded back to the skull, diagnostic of modern humans.

    What's more, the Neanderthal skull was younger.

    "Now our scenario was that there was an early modern group in Greece by 210,000 years ago, perhaps related to comparable populations in the Levant, but it was subsequently replaced by a Neanderthal population (represented by Apidima 2) by about 170,000 years ago," said Prof Stringer.

    People living outside Africa today trace their ancestry to a migration that left the continent 60,000 years ago.

    As these modern humans expanded across Eurasia, they largely replaced other species they encountered, such as the Neanderthals and Denisovans.

    But this wasn't the first migration of modern humans (Homo sapiens) from Africa.

    Homo sapiens fossils from Skhul and Qafzeh in Israel were dated in the 1990s to between 90,000 and 125,000 years ago.

    These were viewed as anomalies - a brief foray outside our African homeland that came to very little.

    However, in recent years, we've come to understand that our species ranged outside Africa even earlier and further than weɽ previously believed.

    In the last few years, palaeontologists have discovered modern human fossils from Daoxian and Zhirendong in China dating to between 80,000 and 120,000 years ago.

    DNA studies have turned up signs of early interbreeding between African humans and Neanderthals. Evidence from German Neanderthals shows that mixing occurred between 219,000 and 460,000 years ago, although it's not clear if Homo sapiens was involved, or another early African group.

    "The movement of the people into Europe, that was actually was a warm stage - Marine Isotope Stage 7 - when it did warm up. So that may have been a reason why the population was able to expand into Europe at that time," said Prof Stringer.

    "Soon afterwards, we get a much colder stage starting. Possibly, climate change was a reason why the group died out and Neanderthals re-established themselves."

    On the affinities of the Apidima 1 skull, Prof Stringer says: "It's obviously only on the parts preserved. We have to be careful, it is only on the back of the skull, the front might have been more primitive, who knows. But going on what we've got it can be diagnosed as a modern human going on the parts preserved.

    "If we're right about it, there must be some more evidence of this population and ones like it, still to be discovered."


    Jawbone of Earliest Modern Human Outside of Africa Discovered in Israel - History

    A jawbone complete with teeth dated to 177,000-194,000 years ago was found in northern Israel suggesting that modern humans left Africa at least 50,000 years earlier than previously thought.

    The fossil of an adult upper jawbone with several teeth discovered at the Misliya cave, one of several prehistoric cave sites located on Mount Carmel.

    “This finding — that early modern humans were present outside of Africa earlier than commonly believed — completely changes our view on modern human dispersal and the history of modern human evolution,” said Prof. Israel Hershkovitz of Tel Aviv University.

    The common consensus of anthropologists has been that modern humans appeared in Africa roughly 160,000-200,000 years ago, based on fossils found in Ethiopia, and that modern humans evolved in Africa and started migrating out of Africa around 100,000 years ago.

    Turning back the clock

    “But if the fossil at Misliya dates to roughly 170,000-190,000 years ago, the entire narrative of the evolution of Homo sapiens must be pushed back by at least 100,000-200,000 years,” Prof. Hershkovitz added. “In other words, if modern humans started traveling out of Africa some 200,000 years ago, it follows that they must have originated in Africa at least 300,000-500,000 years ago.”

    Until now, the earliest remains of modern human found outside of Africa, at the Skhul and Qafzeh caves in Israel, were dated to 90,000-120,000 years ago.

    “Our research makes sense of many recent anthropological and genetic finds,” Prof. Hershkovitz said. “About a year ago, scientists reported finding the remains of modern humans in China dating to about 80,000-100,000 years ago. This suggested that their migration occurred earlier than previously thought, but until our discovery at Misliya, we could not explain it.

    “Numerous different pieces of the puzzle — the occurrence of the earliest modern human in Misliya, evidence of genetic mixture between Neanderthals and humans, modern humans in China — now fall into place,” he observed.

    The Middle East was a major corridor for hominin migrations, occupied at different times by both modern humans and Neanderthals.

    “All of the anatomical details in the Misliya fossil are fully consistent with modern humans, but some features resemble those found in the remains of Neanderthals and other human groups. This suggests that, while Africa was the origin of our species, some of our traits must have evolved or been acquired outside of Africa,” according to Prof. Hershkovitz.


    Artículos relacionados

    Israeli archaeologists resolve ages-old evolutionary conundrum: Enter the elephant and the hand ax

    Archaeologists find oldest home in human history, dating to 2 million years ago

    Human toddler from 78,000 years ago found buried with head on a pillow in African cave

    What were rabbits and deer doing in a cave in Mexico 30,000 years ago?

    But in the case of Boker Tachtit, the new dating of the site coupled with the nature of the tools does point to a clear link to Homo sapiens, Boaretto says.

    That&rsquos because there are several other prehistoric sites nearby also from around 50,000 years ago, and the hominins who lived in those other sites still used the more archaic tool technologies from the Middle Paleolithic. At least some of the inhabitants of these other sites have been clearly identified as Neanderthals, says Omry Barzilai, head of the archaeological research department at the Israel Antiquities Authority.

    Mark of modernity: Flint tool believed to date to the Upper Paleolithic, found at Boker Tachtit Clara Amit / Israel Antiquities

    The sudden appearance of the more advanced tools of the Initial Upper Paleolithic in the Negev suggests this was a novel technology brought in by newly arrived Homo sapiens, who coexisted for a time with the older culture of the Neanderthals in the Levant, Boaretto and Barzilai say.

    The Neanderthals are believed to have reached what is today Israel from the north about 70,000 years ago and to have disappeared just after 50,000 years ago.

    &ldquoWe see the entrance of a non-local population in the Negev at the time when Neanderthals are still here,&rdquo Barzilai tells Haaretz. &ldquoIf it was something developed locally by the Neanderthals we would see a slow transition. Instead here we have evidence of two cultures, the older native one and the new one, coexisting at the same time.&rdquo

    Moreover, the &ldquonew culture&rdquo of more advanced stone tools evolved very fast compared with the glacial pace of earlier technological transformation, Boaretto says. A later phase of occupation at Boker Tachtit, dated to between 47,000 and 43,000 years ago, already displays a more advanced version of the early Upper Paleolithic stone tool culture, she notes.

    &ldquoThis gives us precious information about the speed and pace of technological change, which was clearly very rapid,&rdquo she says.

    Layers of human occupation at Boker Tachtit Elisabetta Boaretto

    Early human migrations

    It remains unclear where exactly Homo sapiens developed their new stone tool technology. The closest and more obvious regions would be the Arabian Peninsula and the Nile Valley &ndash but neither have so far yielded sites showing clear precursors of the Initial Upper Paleolithic toolkit, Barzilai says.

    Wherever this new toolkit came from, it is clear that it signals a key step in human evolution, researchers say.

    Archaic Homo sapiens was already roaming across Africa 300,000 years ago and began making brief forays outside the continent relatively early. Sapiens remains dating to nearly 200,000 years ago have been found in a Mount Carmel cave in Israel, and there is some evidence &ndash although it is hotly contested &ndash that these early human migrations may have even reached southern Europe.

    In any case, the first humans to leave Africa don&rsquot seem to have made much of a splash in Eurasia, says Professor Jean-Jacques Hublin, head of the Department of Human Evolution at the Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology in Leipzig, Germany. They stuck close to environments similar to those found in Africa, while Neanderthals continued to be the dominant group of hominins throughout western and central Eurasia, including the Levant, he adds.

    Flint tools believed to date to the Upper Paleolithic, found at Boker Tachtit Clara Amit / Israel Antiquities

    Genetic research has shown that modern humans today have no connection to those early sapiens migrants, he adds. Instead, we all descend from that last great move out of Africa that began around 60,000 years ago, a migration whose earliest move into Eurasia has now been recorded in the study by Boaretto and colleagues.

    And now for something completely different

    This time there was clearly something different about the humans who left Africa. Within a few millennia, advanced tools similar to the ones found at Boker Tachtit had spread as far Mongolia and Eastern Europe, says Hublin, who has previously excavated one such site in Bulgaria. Successive waves of migration would then go on to settle the entire globe.

    &ldquoSomething happened with these groups, something that rather rapidly changed their way of interacting with the environment, exploiting resources and competing with other groups like the Neanderthals, something that allowed them to spread everywhere,&rdquo Hublin says. &ldquoSo the question is what this innovation was.&rdquo

    One possible answer is that their hunting weapons gave them an edge. The spearpoints of the Upper Paleolithic stone culture are sharper and lighter than their archaic predecessors, Barzilai says. These could be used for javelins, although they were not yet dainty enough to be mounted on arrows, which already existed in Africa but would reach Eurasia only later.

    Where Early Humans tread: Working at the Boker Tachtit prehistoric site אריאל דוד

    Even before arrows, the use of projectiles such as spears and javelins gave human hunters greater range while staying at a safe distance, and the ability to fell smaller, faster prey, Barzilai argues.

    &ldquoThe spear becomes lighter and more elegant and is transformed from a stabbing weapon into a projectile, giving Homo sapiens a key advantage over other hominins in Eurasia,&rdquo he says.

    However, technology was probably only one part of the story, notes Hublin. At Initial Upper Paleolithic sites in Eurasia, and even earlier ones in Africa, archaeologists have been unearthing large amounts of symbolic, apparently non-utilitarian objects, such as perforated shells that were used for ornamentation, he says. They have also found inexplicable collections of seemingly non-utile crystals dating half a million to 105,000 years ago. &ldquoThis signals a change in the social complexity of these groups, in terms of individual status and identification of the group vis-a-vis other groups,&rdquo Hublin says. &ldquoIt&rsquos something we don&rsquot have before in Eurasia.&rdquo

    Know who you are

    To be clear, there are signs that early hominins, including Neanderthals and even possibly Homo erectus, occasionally engaged in symbolic behavior, making some form of art or collecting pretty things.

    Clara Amit / Israel Antiquities

    But those cases are few and far between, and outside of Africa the use of symbolism becomes widespread only amongst the sapiens of the Initial Upper Paleolithic, Hublin says.

    &ldquoHumans are good at networking, creating very large coalitions of people, and we have signs that in the Initial Upper Paleolithic people knew they belonged to a specific group,&rdquo he says. &ldquoWhat makes you belong to a group is not the tools you make but the things you believe in, the shared stories about gods or mythical animals, and this is what is going to fix your identity.&rdquo

    In other words, the increase in symbolic behavior created shared identities and larger societies. This in turn gave individuals a greater support network and allowed humans to expand beyond our native ecosystem and adapt our technologies to pretty much any environment we encountered.

    &ldquoThe culture of the Middle Paleolithic was quite static, it didn&rsquot change for a long time,&rdquo Hublin concludes. &ldquoBut starting with the Initial Upper Paleolithic, new technologies are constantly supplanting each other, and we enter into a cycle of innovation and change that is very fast, and will never stop.&rdquo