Información

Philip Zec


Philip Zec, el cuarto de los once hijos (nueve hijas y dos hijos) de Simon Zec, un sastre ruso, nació el 25 de diciembre de 1909. Asistió a la St Martin's School of Art, donde, según su hermano, Donald Zec, " sus dotes, sobre todo en el retrato, se desarrollaron rápidamente. Pero su vigoroso dibujo y su talento para la ilustración apuntaban más hacia el arte comercial, y a los diecinueve fundó su propio estudio ". (1)

Zec encontró trabajo con Arks Publicity. Luego se mudó a la agencia de publicidad líder, J. Walter Thompson y gradualmente se estableció como uno de los ilustradores líderes en Gran Bretaña. Unió fuerzas con el redactor, William Connor y Basil Nicolson para desarrollar una tira de dibujos animados para anunciar Horlicks, la bebida láctea que aliviaría la "hambruna nocturna". (2)

Zec se preocupó cada vez más por el ascenso de Adolf Hitler en la Alemania nazi. Como señala su biógrafo: "El arte comercial se volvió demasiado restrictivo tanto para su poderoso estilo analítico como para una conciencia política impulsada por el auge del hitlerismo en Alemania. Como socialista y judío, la noción de permanecer al margen dibujando válvulas de radio o las etiquetas de café en la era británica posterior a Múnich se volvieron impensables ". (3)

H. G. Bartholomew fue nombrado director editorial de la Espejo diario en noviembre de 1933. Su primera portada fue un hombre linchado en California. Sus colegas lo describieron como "analfabeto y borracho" y "semianalfabeto y medio cabreado". Otros miembros de su personal lo consideraban un genio y, en palabras de Edward Pickering, un subeditor del periódico, Bartholomew tenía "un talento extraordinario para transmitir su entusiasmo". (4)

Bartholomew estaba tan interesado en el contenido como en el diseño, y tenía una idea clara de cómo el periódico "podía emular los sensacionalistas diarios sensacionalistas de Nueva York sin sacrificar necesariamente su integridad y sentido de propósito". Con el apoyo de Cecil King, uno de los directores del periódico, decidió cambiar su estrategia de mercado. "Su objetivo era atraer nuevos ingresos publicitarios al dirigirse a lectores jóvenes de clase trabajadora con ingresos disponibles, y se propusieron transformarlo en un tabloide de estilo estadounidense, integrado por un equipo altamente profesional de jóvenes editores, diseñadores y reporteros". (5)

En 1934 Bartholomew y King convirtieron el Espejo diario en el primer periódico sensacionalista moderno de Gran Bretaña. Durante los próximos dos años, el Espejo diario se mantuvo bastante conservador y abogó por un acuerdo negociado con Adolf Hitler. Como la mayoría de los demás periódicos, apoyó a Neville Chamberlain y la política de apaciguamiento de su gobierno. "¿Quién volverá a ser sorprendido mintiendo sobre la guerra para poner fin a la guerra, y sobre nuestro sagrado honor y nuestro solemne juramento? Los pactos inútiles y los tratados obsoletos pueden desmoronarse dondequiera que Hitler o cualquier otra persona los haya arrojado. Mejor fragmentos endebles de documentos imbéciles en el suelo que millones de cuerpos putrefactos de jóvenes ... Se acabó el tiempo de nuevos pactos, garantías, acuerdos, entendimientos y demás en defensa de un sistema imposible, que busca perpetuar el absurdo arreglo del cargo vengativo. -Años de guerra. Esos arreglos aún dividen a Europa en compartimentos estancos de vencedores y vencidos, saciados y rebeldes ". (6)

Bartholomew y King contrataron a J. Walter Thompson, la agencia de publicidad líder en el mundo, para ayudarlos con su marketing. Señalaron que el periódico debería diseñarse para las distancias de desplazamiento más largas que se estaban volviendo cada vez más comunes. El apoyo de Thompson fue tan importante como su orientación, porque significaba que el periódico podía depender del respaldo de los anunciantes, ya que asumió lo que de otro modo podría haber sido una empresa muy arriesgada. (7)

Fue el estallido de la Guerra Civil española, que estableció otro estado dictador fascista en Europa que resultó en un cambio de enfoque. Batholomew, que odiaba la arrogancia y el esnobismo de las clases altas, animó al personal editorial a desarrollar un tono anti-sistema. En 1937, Basil Nicolson fue contratado como editor de reportajes. Nicholson reclutó a Philip Zec como caricaturista político del periódico ya William Connor, quien escribió una columna franca bajo el nombre de Cassandra. (8)

Hugh Cudlipp, un joven periodista con puntos de vista socialistas que más tarde explicó, también fue reclutado: "Roy Suffern evolucionó y dirigió las páginas de noticias ... Yo dirigí los artículos. El escritor líder, Richard Jennings, escribió sus propios editoriales. Cassandra (William Connor) editó su propia columna y Philip Zec desarrolló sus propias caricaturas, colaborando con Cassandra en las leyendas. Si había una mente maestra, o incluso dos mentes maestras, detrás de la operación, no era evidente para los guerrilleros que estaban apuntando el granadas de mano y hacer frente al público para pedir rescate ". (9)

Las caricaturas de Zec fueron un éxito inmediato entre los lectores. Zec, que era judío, sentía apasionadamente la necesidad de derrotar a Adolf Hitler, y produjo una serie de poderosas caricaturas contra el gobierno nazi. Como señaló su hermano, Donald Zec: "Presentó a Hitler, Goering y otros en la jerarquía nazi como bufones pavoneándose. Reemplazando el ridículo con veneno, a menudo los dibujaba en forma de serpientes, buitres, sapos o monos. No sorprendentemente, los documentos alemanes capturados incluían el nombre de Zec entre los que iban a ser arrestados inmediatamente después de la caída de Inglaterra ". (10)

Richard Jennings, profundamente influenciado por las ideas de William Morris, escribió los editoriales. Columnistas como William Connor invitaron constantemente a los lectores a responder y las columnas de correspondencia se expandieron para dar cabida a aquellos ansiosos por obtener consejos o expresar opiniones políticas. Las caricaturas de Philip Zec se convirtieron en una parte importante en la forma en que el periódico desarrolló una conciencia social y, a fines de la década de 1930, se convirtió en "el caricaturista político más destacado y notorio del país". (11)

El periódico adoptó ahora una fuerte postura antifascista. William Connor visitó la Alemania nazi en 1938 e informó: "Antes de esta visita a Alemania, siempre tuve la sensación de que había una fuerte corriente oculta de oposición a Hitler. Ahora estoy seguro de que estaba equivocado. Ahora sé que este hombre tiene la absoluta confianza inquebrantable del pueblo. Harán cualquier cosa por él. Lo adoran. Lo consideran un dios. No nos engañemos en este país de que Hitler pronto será desalojado por enemigos dentro de sus propias fronteras. Los alemanes lo consideran como la figura más grande de su historia. Mejor y más grande que Bismarck. Infinitamente superior a Federico el Grande ". (12)

Philip Zec's se ganó la reputación de ser "el caricaturista del pueblo" ya menudo estaba dispuesto a señalar la incompetencia del gobierno. En una reunión del Gabinete de Guerra el 7 de octubre de 1940, Winston Churchill planteó la cuestión de los artículos y caricaturas que se publicaban en el Espejo diario y el Domingo pictórico. Churchill afirmó: "El propósito inmediato de estos artículos parecía ser afectar la disciplina del Ejército, intentar sacudir la estabilidad del gobierno y crear problemas entre el gobierno y los sindicatos. En su juicio meditado, había mucho más detrás de estos artículos que el descontento o los nervios tensos. Ellos representaban algo más peligroso y siniestro, a saber, un intento de provocar una situación en la que el país estaría listo para una rendición de la paz ". (13)

Churchill preguntó quién era el propietario de estos periódicos. Sir John Anderson respondió: "El Daily Mirror y el Domingo pictórico eran propiedad de una cosechadora. Un gran número de acciones estaban en manos de representantes bancarios, y había sido posible establecer qué persona, en su caso, ejercía la participación financiera controladora del periódico. Sin embargo, se creía que el Sr. I. Sieff (Israel Sieff, empresario inglés y sionista y más tarde presidente del minorista británico Marks & Spencer) tenía un gran interés en el periódico, y que el Sr. Cecil Harmsworth King (Cecil King, director de ambos periódicos) influyó en la conducción del periódico ". Anderson continuó argumentando que" sería incorrecto intentar detener la publicación de estos artículos mediante un proceso penal en los tribunales "(14).

Como señaló Wilfrid Roberts, el diputado del Partido Liberal: "El Daily Mirror perteneció originalmente a Lord Rothermere. Hace unos diez años, Lord Rothermere vendió sus acciones, gradualmente, en la Bolsa de Valores. Fueron criados en pequeños bloques. No existe un grupo grande o controlador de acciones ahora en manos de una sola persona. Las acciones en poder de los nominados representan solo entre el cinco y el diez por ciento de la participación total del papel. En otras palabras, este documento, a diferencia de muchos otros, está dirigido por una junta directiva y un presidente. El Daily Mirror no ha cambiado (su política) en los últimos cinco o seis años. Su personal no ha cambiado desde el momento en que el Primer Ministro le escribió ". (15)

Clement Attlee se ofreció a hablar con H. Bartholomew y Cecil King, dos de las figuras más importantes del grupo de periódicos. Se conocieron el 12 de octubre de 1940 en un refugio antiaéreo utilizado por los ministros del gobierno. King registró en su diario que Attlee les dijo que el gobierno creía que los periódicos mostraban una influencia subversiva que podría poner en peligro el esfuerzo bélico de la nación. "Le pedí que diera un ejemplo. Dijo que no podía pensar en uno ... Attlee fue crítico pero tan vago y evasivo que no tenía sentido. Nos dio la impresión de que el alboroto era realmente de Churchill, que Attlee había sido se encendió para hacer algo en lo que no estaba realmente interesado, y no se había molestado en leer su informe ". (dieciséis)

Empleando tanques de movimiento rápido respaldados con apoyo aéreo, Alemania derrotó a Polonia en cuatro semanas. A esta victoria le siguió la ocupación de Noruega (cuatro semanas), Holanda (cinco días), Bélgica (tres semanas) y Francia (seis semanas). La situación empeoró aún más cuando Italia declaró la guerra a Gran Bretaña el 11 de junio de 1940. El general Henri-Philippe Pétain formó un gobierno e inmediatamente pidió a los alemanes un armisticio, que concluyó el 22 de junio de 1940. Norte de Francia y toda su costa hasta los Pirineos cayó bajo la ocupación alemana. Pétain luego acordó encabezar el gobierno de Vichy en la Francia ocupada, (17) Zec publicó una caricatura en el Espejo diario el 11 de octubre de 1940, atacando la duplicidad del gobierno francés bajo el régimen de Vichy pronazi de Pétain. (18)

El 5 de marzo de 1942, el Espejo diario publicó una caricatura sobre la decisión del gobierno de aumentar el precio de la gasolina. La caricatura mostraba a un marinero torpedeado con la cara manchada de aceite yaciendo en una balsa. El periodista William Connor proporcionó la leyenda: "El precio de la gasolina se ha incrementado en un centavo. Oficial". Como señaló Angus Calder: "Si bien muchos lectores parecen haber aceptado esto al pie de la letra como una orden judicial de que no deberían quejarse de la escasez y el aumento de los precios en un momento como este, Morrison entendió que significaba que los marineros estaban arriesgando sus vidas. para los especuladores en casa. Ernest Bevin estuvo de acuerdo con él, y Churchill quería la supresión inmediata del periódico ". (19)

Zec luego señaló que la caricatura era parte de una serie sobre el mercado negro y los peligros de desperdiciar comida o gasolina. (20) La primera caricatura mostraba a un comerciante negro colocando flores en la tumba de un soldado muerto diciendo: "Pobre hombre, ¿ahora qué le puedo vender a su madre?" El segundo había enfatizado la importancia de no desperdiciar alimentos. El tercero de la serie, fue para que la gente se diera cuenta de que cada gota de gasolina era preciosa. Zec estaba tratando de decir que se estaban perdiendo vidas trayendo camiones cisterna a Gran Bretaña y que el desperdicio era, por lo tanto, inmoral ". (21)

En el mismo número se publicó un editorial que se burlaba de los líderes del ejército como "imbéciles, tontos, socialmente prejuiciosos, arrogantes y quisquillosos con tendencia a las enfermedades cardíacas, la apoplejía, la diabetes y la hipertensión". (22) Winston Churchill creía que la caricatura sugería que se había puesto en juego la vida del marinero para mejorar las ganancias de las compañías petroleras. Declaró que iba a tener un fuerte efecto disuadiendo a los marineros de aceptar prestar servicio en los petroleros. El artículo principal lo consideró una difamación grosera e impropia de los oficiales superiores del ejército y, de paso, del gobierno que nombró ellos, y uno calculado para sembrar la alarma y la desesperación en las filas y hacer que los hombres no estén dispuestos a luchar en la creencia de que estaban siendo conducidos a la muerte por incompetentes viejos y estúpidos ". (23)

En la Cámara de los Comunes, Herbert Morrison, el ministro del Interior, lo llamó una "caricatura malvada" y Ernest Bevin, el ministro de Trabajo, argumentó que el trabajo de Zec estaba bajando la moral de las fuerzas armadas y del público en general. El 18 de marzo de 1942, los oficiales de la ley le informaron a Morrison que la caricatura y los artículos publicados por el periódico eran infracciones de la regulación 2D. Sin embargo, Morrison decidió no hacerlo después de que uno de sus asesores afirmó que las críticas del periódico "simplemente reflejaban un desencanto real y generalizado con el gobierno y que sería muy imprudente atacar al portavoz de un sentimiento popular genuino". (24)

Churchill hizo arreglos para que el MI5 investigara los antecedentes de Zec, y aunque informaron que tenía opiniones de izquierda, no había evidencia de que estuviera involucrado en actividades subversivas. Se ordenó a H. Bartholomew y Cecil Thomas comparecer ante Morrison en el Ministerio del Interior. La caricatura de Zec fue descrita como "digna de Goebbels en su mejor momento" y, volviéndose hacia Thomas, Morrison le dijo que "sólo un editor muy antipatriótico podría pasarla para su publicación". Morrison informó a Bartholomew que "sólo un tonto o alguien con una mente enferma podría ser responsable" de permitir que el Espejo diario publicar dicho material. (25)

En su autobiografía, Hugh Cudlipp pensaba que el gobierno trató muy mal a Zec: "¿Antipatriota? Los nervios desgarrados habían llevado a un juicio distorsionado. Philip Zec era un socialista y, por lo tanto, apasionadamente antinazi. También era judío y apasionadamente anti-Hitler". . ¿Ayudando al enemigo? Cuando los documentos del Alto Mando alemán, o los que estaban disponibles, fueron examinados por los Aliados después de la guerra, se dio a conocer un documento que redujo a la fatuidad la opinión del Gabinete de Guerra británico sobre el Espejo y la Pintura al final. de 1940, principios de 1941 y primavera de 1942. El documento era una orden de que todos los directores de Mirror fueran arrestados inmediatamente cuando Londres fuera ocupada ". (26)

Cuando Anueurin Bevan escuchó que el gobierno estaba considerando cerrar el Espejo diario forzó un debate sobre el tema en la Cámara de los Comunes. Algunos parlamentarios se horrorizaron cuando Herbert Morrison sugirió que el periódico podría ser parte de un complot fascista para socavar al gobierno británico. Varios señalaron que el Espejo diario había estado haciendo campaña contra el fascismo en Europa desde principios de la década de 1930. Al hacerlo, había apoyado a Churchill y Morrison en su lucha contra el apaciguamiento, la política exterior del gobierno de Neville Chamberlain. (27)

Anueurin Bevan argumentó en el debate que: "No me gusta el Espejo diario y nunca me ha gustado. No lo veo muy a menudo. No me gusta esa forma de periodismo. No me gustan los artistas de strip-tease. Si el Espejo diario dependía de mi compra, nunca se vendería. Pero el Espejo diario No ha sido advertido porque a la gente no le gusta ese tipo de periodismo. No es porque el ministro del Interior esté estéticamente repelido por ello que lo advierte ... Él (Morrison) es el hombre equivocado para ser ministro del Interior. Durante muchos años ha sido el buscador de brujas del Partido Laborista. Ha sido el olfateador de espíritus malignos en el Partido Laborista durante años. Construyó su reputación seleccionando a personas del Partido Laborista para su expulsión y represión. No es un hombre a quien se le confíen estos poderes porque, por suave que sea su expresión, su espíritu es realmente intolerante. Digo con toda seriedad y sinceridad que me avergüenza profundamente que un miembro del Partido Laborista sea un instrumento de este tipo de cosas. ¿Cómo podemos llamar a la gente de este país y hablar sobre la libertad si el gobierno está haciendo todo lo posible para socavarla? El Gobierno busca reprimir a sus críticos. La única forma de que el Gobierno se enfrente a sus críticos es reparar los males que sufre el pueblo y corregir su política "(28).

La mayoría de los parlamentarios respaldaron firmemente a Morrison y, por lo tanto, no se votó sobre el tema. La prensa, comprensiblemente, estaba menos contenta con él. Los tiempos, Manchester Guardian, Crónica de noticias y el Heraldo diario objetó la forma en que había amenazado con usar la regulación de defensa 2D contra los críticos del gobierno. El Consejo Nacional de Libertades Civiles también expresó su gran preocupación y organizó una reunión de protesta masiva en Londres en abril. Se ha argumentado que "no fue una experiencia feliz para Morrison, ser ridiculizado como enemigo de las libertades civiles cuando había luchado durante tanto tiempo entre bastidores para proteger la libertad de prensa". (29)

Bill Hagerty ha argumentado que durante la Segunda Guerra Mundial Philip Zec se convirtió en la figura más importante del periódico: "Sus caricaturas continuaron dominando los escasos números de un Espejo que se había convertido en el Diario del Pueblo y, lo más importante, en el papel del soldado, marinero y aviador en servicio ... Socialista y judío ... Le habían atraído los periódicos como medio para expresar sus fuertes creencias políticas y sociales. "(30)

El 7 de mayo de 1945, el general Alfred Jodl y el almirante Hans-Georg von Friedeburg (jefes del ejército y la marina alemanes, respectivamente) firmaron la rendición incondicional de las fuerzas alemanas en el cuartel general del general Dwight D. Eisenhower en Reims. Se acordó que las hostilidades cesarían oficialmente al día siguiente. El 8 de mayo, británicos y estadounidenses celebraron el Día de la Victoria en Europa. Philp Zec marcó la ocasión con un mensaje a los futuros políticos británicos: "¡Aquí están! ¡No vuelvan a perderlo!". (31)

Se ha argumentado que la caricatura de Zec "se encuentra entre las más grandes que ha dibujado y, para los viejos soldados y sentimentalistas, todavía puede provocar un nudo en la garganta casi 60 años después". Dos días después de su aparición, el Daily Mirror adoptó un nuevo eslogan, que aparecería bajo su cabecera en cada número durante los próximos 15 años y resumiría la relación del periódico con sus lectores: "Adelante con la gente". (32)

Winston Churchill dimitió como Primer Ministro y solicitó la disolución del Parlamento el 23 de mayo de 1945. En las últimas Elecciones Generales había apoyado a Stanley Baldwin y al Partido Conservador. Esta vez iba a ser muy diferente. Hizo una campaña muy fuerte a favor del Partido Laborista y, a diferencia de la mayoría de los periódicos, dio todo su apoyo a la implementación del Informe Beveridge que "las propuestas de seguridad social" que "marcan un gran paso adelante en la reconstrucción social del país". (33)

El día de las elecciones generales de 1945, el Daily Mirror reprodujo la caricatura del día VE de Philip Zec de un soldado ensangrentado y vendado empujando una corona de laurel de la victoria. Junto a él había un artículo en el que se pedía a la gente que votara por el Partido Laborista: "Reproducimos en esta página la famosa caricatura del Día VE de Zec. Lo hacemos porque expresa de manera más conmovedora de lo que las palabras podrían expresar los problemas que enfrenta la gente de este país". país hoy ... Vota en nombre de los hombres que te obtuvieron la victoria. No lo hiciste en 1918. El resultado es conocido por todos. La tierra "digna de héroes" no llegó a existir. La prosperidad de corta duración dio paso a largos y trágicos años de pobreza y desempleo. Asegúrese de que la historia no se repita ". (34)

Roy Greenslade ha argumentado: "El eslogan estaba inteligentemente dirigido a las esposas, novias y madres de los militares en el extranjero, muchos de los cuales estaban votando por primera vez. Naturalmente, desearían que les fuera bien a los hombres que aún no han regresado, muchos de que estaban enojados porque no tendrían la oportunidad de votar. El eslogan estaba inteligentemente dirigido a las esposas, novias y madres de los militares en el extranjero, muchos de los cuales estaban votando por primera vez. El eslogan también dio expresión política a las tropas desalojadas preocupadas por su futuro y, con gran sutileza, aprovechó el sentido de camaradería que habían experimentado. El voto fue por los demás, no solo por uno mismo ". (35)

Cuando se cerró la votación, las urnas se sellaron durante tres semanas para dar tiempo a que se devolvieran los votos de los militares (1,7 millones) para el escrutinio del 26 de julio. Fue una alta participación con el 72,8% del electorado votando. Con casi 12 millones de votos, los laboristas obtuvieron el 47,8% de los votos frente al 39,8% de los conservadores. Los laboristas obtuvieron 179 avances frente a los conservadores, ganando 393 escaños a 213. La oscilación nacional del 12,0% de los conservadores al laborismo sigue siendo la mayor jamás lograda en una elección general británica. Fue una sorpresa que Winston Churchill, quien era considerado la figura más importante para ganar la guerra, sufriera una derrota aplastante. En ese momento se sugirió que la campaña "Vote por él" del Mirror "bien podría haber ganado más votos para el Partido Laborista que cualquier otra empresa periodística". (36)

Zec continuó como el dibujante con el Espejo diario después de la guerra. La tirada del periódico era de 1.571.000 en 1939. En 1947 había llegado a 3.702.000 y en 1949 era el periódico más popular de Gran Bretaña. Apoyó al Partido Laborista en las elecciones generales de 1950: "Este es un momento crítico en nuestra historia y en el mundo. No es un momento para empezar a vacilar y retroceder; debemos avanzar decididos a asegurar el futuro de nuestro gran Las dificultades económicas están inevitablemente por delante. Creemos que el Partido Laborista es el único que puede lidiar con ellas. Apoyamos al Partido Laborista porque ha cumplido sus promesas y se ha ganado nuestra confianza ". (37)

En 1950, Philip Zec se convirtió en editor de la Domingo pictórico. En 1952 regresó a Espejo diario pero se unió al Heraldo diario en 1958 y se jubiló en 1961. En los últimos tres años de su vida estuvo ciego, pero sin embargo continuó proclamando sus ideales con tanta pasión y animación como siempre. Zec murió en el Middlesex Hospital, Londres, el 14 de julio de 1983.

Sus talentos artísticos (Philip Zec), que pueden haber debido algo a su abuelo materno que estudió arquitectura en Ucrania, se revelaron temprano. Una beca de la escuela primaria local de Stanhope Street lo llevó a la St Martin's School of Art, Londres, donde comenzó su educación y donde sus dotes, especialmente en el retrato, se desarrollaron rápidamente. Pero su vigoroso dibujo y talento para la ilustración apuntaban más hacia el arte comercial, y a los diecinueve años montó su propio estudio.

Trabajando para J. Walter Thompson y otras agencias de publicidad internacionales, Zec se convirtió en uno de los principales ilustradores de su época. Sus cabezas esculpidas de destacadas figuras políticas y literarias de la década de 1930 ampliaron su alcance y al mismo tiempo expusieron lo que él veía como las superficialidades del mundo de la publicidad. Su trabajo fue ampliamente reconocido. Uno de sus primeros carteles, una vívida impresión del Flying Scotsman a gran velocidad contra un paisaje nocturno, todavía aparece en exposiciones de recuerdos del ferrocarril de vapor. Pero el arte comercial se volvió demasiado restrictivo tanto para su poderoso estilo analítico como para una conciencia política impulsada por el auge del hitlerismo en Alemania. Como socialista y judío, la noción de permanecer al margen dibujando válvulas de radio o etiquetas de café en la era británica posterior a Munich se volvió impensable.

Supongamos que una organización fascista secreta desea realizar propaganda con el propósito de socavar la moral. Si tuviera sentido, no lo haría oponiéndose abiertamente a la guerra. Para nada. Se pondría a apoyar vigorosamente la guerra y luego pintaría el cuadro de que la Cámara de los Comunes está podrida o corrupta o incompetente o algo así, que el Gobierno es el mismo, que los jefes de las Fuerzas Armadas son los mismos, en de esa manera, se logrará un debilitamiento constante de la confianza pública y la difusión de la creencia de que la derrota es inevitable y por qué debería continuar el derramamiento innecesario de sangre y sufrimiento. Esa sería una técnica fascista perfectamente comprensible.

No me gusta el Daily Mirror y nunca me ha gustado. Si el Daily Mirror dependiera de mi compra, nunca se vendería. Pero el Daily Mirror no ha sido advertido porque a la gente no le gusta ese tipo de periodismo. No es porque el ministro del Interior se sienta repelido estéticamente por ello que lo advierte. He escuchado a varios miembros honorables decir que es un periódico odioso, un periódico sensacionalista, un periódico histérico, un periódico sensacionalista, y que no les gusta. Estoy seguro de que el ministro del Interior no comparte esa opinión. Le gusta el papel. Está tomando su dinero (olas recortadas de artículos escritos por Morrison para el Daily Mirror).

Él (Morrison) es el hombre equivocado para ser ministro del Interior. Digo con toda seriedad y sinceridad que me avergüenza profundamente que un miembro del Partido Laborista sea un instrumento de este tipo de cosas.

¿Cómo podemos llamar a la gente de este país y hablar sobre la libertad si el gobierno está haciendo todo lo posible para socavarla? El Gobierno busca reprimir a sus críticos. La única forma de que el Gobierno se enfrente a sus críticos es enmendar los males que padece el pueblo y corregir su política.

El Daily Mirror perteneció originalmente a Lord Rothermere. El Daily Mirror no ha cambiado (su política) en los últimos cinco o seis años. Su personal no ha cambiado desde el momento en que el Primer Ministro le escribió.

(1) Donald Zec, Philip Zec: Diccionario Oxford de biografía nacional (23 de septiembre de 2004)

(2) Juan Beavan, William Connor: Diccionario Oxford de biografía nacional (23 de septiembre de 2004)

(3) Donald Zec, Philip Zec: Diccionario Oxford de biografía nacional (23 de septiembre de 2004)

(4) Matthew Engel, Hacer cosquillas al público: Cien años de la prensa popular (1996) página 158

(5) Adrian Smith, H. Bartholomew: Diccionario Oxford de biografía nacional (23 de septiembre de 2004)

(6) El Daily Mirror (9 de marzo de 1936)

(7) Matthew Engel, Hacer cosquillas al público: Cien años de la prensa popular (1996) página 158

(8) Mick Temple, La prensa británica (2008) página 38

(9) Hugh Cudlipp, Caminando sobre el agua (1976) página 60

(10) Donald Zec, Philip Zec: Diccionario Oxford de biografía nacional (23 de septiembre de 2004)

(11) Bill Hagerty, Lea todo al respecto: 100 años sensacionales del Daily Mirror (2003) página 44

(12) William Connor, El Daily Mirror (1 de abril de 1938)

(13) Winston Churchill, acta del gabinete (7 de octubre de 1940)

(14) Sir John Anderson, acta del gabinete (7 de octubre de 1940)

(15) Wilfrid Roberts, Cámara de los Comunes (26 de marzo de 1942)

(16) Cecil King, entrada del diario (12 de octubre de 1940)

(17) A. J. P. Taylor, Historia inglesa: 1914-1945 (1965) página 594

(18) Mark Bryant, Segunda Guerra Mundial en dibujos animados (1989) página 57

(19) Angus Calder, La guerra popular (1969) página 288

(20) Martín Walker, Bocetos diarios: una historia de dibujos animados de la Gran Bretaña del siglo XX (1978) página 138

(21) Mark Bryant, Segunda Guerra Mundial en dibujos animados (1989) página 97

(22) El Daily Mirror (5 de marzo de 1942)

(23) Francis Williams, Prensa, parlamento y pueblo (1946) página 35

(24) Bernard Donoughue y George W. Jones, Herbert Morrison: retrato de un político (1973) página 299

(25) Precio de la lanza, Donde está el poder: primeros ministros contra los medios de comunicación (2010) página 121

(26) Hugh Cudlipp, Caminando sobre el agua (1976) página 136

(27) Matthew Engel, Hacer cosquillas al público: Cien años de la prensa popular (1996) página 167

(28) Aneurin Bevan, Cámara de los Comunes (26 de marzo de 1942)

(29) Bernard Donoughue y George W. Jones, Herbert Morrison: retrato de un político (1973) página 300

(30) Bill Hagerty, Lea todo al respecto: 100 años sensacionales del Daily Mirror (2003) páginas 55-56

(31) Mark Bryant, Segunda Guerra Mundial en dibujos animados (1989) página 141

(32) Bill Hagerty, Lea todo al respecto: 100 años sensacionales del Daily Mirror (2003) página 59

(33) El Daily Mirror (Septiembre de 1944)

(34) El Daily Mirror (5 de junio de 1945)

(35) Roy Greenslade, Cómo los periódicos obtienen beneficios de la propaganda (2003) página 35

(36) R. B. McCallum, Las elecciones generales británicas de 1945 (1947) página 205

(37) El Daily Mirror (21 de febrero de 1951)

(38) El Daily Mirror (25 de octubre de 1951)

John Simkin


¡No vuelva a perderlo!

Donald Zec ha escrito la vida de su hermano, el caricaturista político en tiempos de guerra Philip Zec, para recordar al mundo su rica colección de dibujos animados que captaron el estado de ánimo del pueblo británico en la guerra. El siguiente es un extracto del libro.

El arte negro de la caricatura política tiene un linaje distinguido que se extiende desde Rowlandson, Hogarth y Gillray hasta Low, el dibujante más grande del siglo XX, y más recientemente hasta Illingworth y Vicky. Parece asombroso que Philip Zec, considerado por muchos como el mejor caricaturista político de la Segunda Guerra Mundial, se haya deslizado de alguna manera por la red del reconocimiento histórico. "Si vieras su monumento mirar a tu alrededor", dice la inscripción en la Catedral de St. Paul en honor a su arquitecto, Sir Christopher Wren. Podríamos aplicar el mismo principio a las caricaturas de Zec de 1939 a 1945. Podemos reflexionar sobre su habilidad infalible y la certeza de su puntería, quizás maravillados por la forma en que atacaron y satirizaron a esos villanos absurdos, Hitler, Goering, Goebbels y el resto. Desde Dunkerque hasta el día de VE, Zec mantuvo su implacable bombardeo, ilustrando con magistral precisión los convulsivos acontecimientos de la guerra. Si las caricaturas de Zec fueran todo lo que los aspirantes a historiadores de la guerra tuvieran que seguir, si estos dibujos fueran su única guía para la historia de esos tiempos, aún podrían considerarse bastante bien informados.

Para continuar leyendo este artículo, deberá adquirir el acceso al archivo en línea.

Si ya ha comprado el acceso o es un suscriptor del archivo de impresión y amplificación, asegúrese de estar conectado.


/> Zcash (ZEC) Datos históricos de precios de hoy

  • Revain
  • Pangolín
  • Insights Network
  • EchoLink
  • DAOventures
  • Dinero gratis
  • Acciones tokenizadas de Beyond Meat Inc Bittrex

Comparación de Zcash

Precio ZEC en otras monedas fiduciarias

Usamos cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación, analizar el tráfico del sitio, personalizar el contenido y publicar anuncios dirigidos. Lea sobre cómo usamos las cookies y cómo puede controlarlas en nuestra Política de privacidad. Si continúa utilizando este sitio, acepta nuestro uso de cookies.

Desde 2017, DigitalCoin se ha convertido en una de las marcas confiables dentro de la comunidad criptográfica. Este premio al éxito se otorga a la combinación de personas, análisis y datos precisos del mercado de criptomonedas, las últimas noticias, los últimos blogs, la ubicación de anuncios y mucho más.


Estrellas de la caricatura política - Philip Zec

Todos los días de este mes perfilaré a un caricaturista político notable. Dado que las opciones son amplias, he decidido reducir un poco los números y eliminar a los dibujantes vivos. Quizás haga una caricatura política actual de estrellas en el futuro.

Aquí hay un archivo de los artistas mencionados ya.

Hoy vemos a un gran dibujante que es, más que la mayoría de los otros dibujantes, conocido casi en su totalidad por dos dibujos animados en particular.

Philip Zec nació en Londres en 1909.

Ganó una beca para la escuela de arte y, al graduarse, comenzó a trabajar en publicidad. Finalmente, tuvo el éxito suficiente para iniciar su propia agencia. Sin embargo, con el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial en Europa, Zec, el hijo de judíos rusos, tenía un profundo odio hacia Hitler y los nazis y estaba buscando una vía para expresar ese desdén, y un amigo suyo lo ayudó a encontrarlo. trabajando para el Daily Mirror.

A diferencia del gran David Low, Zec tendía a ser un poco más agresivo con sus ataques (Low tendía a burlarse de las personas que odiaba en lugar de atacarlas directamente).


Método de gobierno

Con mucho trabajo, Philip trató de superar los defectos de este sistema. His methods have become famous. All work was done on paper, on the basis of consultas (that is, memoranda, reports, and advice presented him by his ministers). In Madrid, or in the gloomy magnificence of his monastic palace of El Escorial, which he built (1563–84) on the slopes of the Sierra de Guadarrama, the king worked alone in his small office, giving his decisions or, as often, deferring them. Nothing is known of his order of work, but all his contemporaries agreed that his methods dangerously, and sometimes fatally, slowed down a system of government already notorious for its dilatoriness. Philip was painstaking and conscientious in his cravings for ever more information, hiding an inability to distinguish between the important and the trivial and a temperamental unwillingness to make decisions.

This was coupled with an almost pathological suspicion of even his most able and faithful servants. Margaret of Parma, the duke of Alba, Don John of Austria, Antonio Pérez, and Alessandro Farnese—to name only the most distinguished—suffered disgrace. “His smile and his dagger were very close,” wrote his official court historian, Cabrera de Córdoba. It was no exaggeration, for in the case of Juan de Escobedo, the secretary of Don John of Austria, Philip even consented to murder. As a result, Philip’s court became notorious for the bitterness of its faction fights. The atmosphere of the Spanish court did much to poison the whole Spanish system of government, and this played no small part in causing the Eighty Years’ War (1568–1648) and the rebellions of the Moriscos of Granada (1568–70) and the Aragonese (1591–92).

Yet the “black legend” that in Protestant countries represented Philip II as a monster of bigotry, ambition, lust, and cruelty is certainly false. Philip’s spare and elegant appearance is known from the famous portraits by Titian and by Sir Anthony More. He was a lover of books and pictures, and Spain’s literary Golden Age began in his reign. An affectionate father to his daughters, he lived an austere and dedicated life. “You may assure His Holiness,” Philip wrote to his ambassador in Rome, in 1566, “that rather than suffer the least damage to religion and the service of God, I would lose all my states and an hundred lives, if I had them for I do not propose nor desire to be the ruler of heretics.” This remark may be regarded as the motto of his reign. To accomplish the task set him by God of preserving his subjects in the true Catholic religion, Philip felt in duty bound to use his royal powers, if need be, to the point of the most ruthless political tyranny, as he did in the Netherlands. Even the popes found it sometimes difficult to distinguish between Philip’s views as to what was the service of God and what the service of the Spanish monarchy.


A century of political posters from the provocative to the downright dishonest

These provocative posters are the history of British politics. Both Harold Wilson’s pipe and Margaret Thatcher’s snaking dole queue helped win elections.

The People’s History Museum in Manchester is showing more than 100 years of posters. They are the stories of high hopes and low blows.

Johnny-come-lately TV, Radio and Twitter still don’t have it all their own way. Broadcasts come and go - posters stay for ever.

Visitors to the exhibition can also have a go at creating slogans and posters themselves.

“The Only Hope is Tariff Reform” 1906

Tories used the good ship British Constitution heading for the rocks of socialism in a turbulent sea of Free Trade to make the case for taxing imports into Britain. Nice poster but it didn’t work, the Liberals winning the election.

“The Worker’s Burden” 1910

Classic scare-mongering by the Liberal-supporting Budget League, warning Tory taxes on imported food and clothes would clobber working families. The Liberals’s scored another victory.

“Labour Stands For All Who Work” 1931

Labour tried to extend its appeal away from unionised industrial workers to the mangers and happy secretaries shown. The election result was a National Government, traitorous Ramsay MacDonald splitting a losing Labour by throwing in his lot with the Conservatives so he remained Prime Minister.

“Labour For Security” 1945

Celebrated Mirror cartoonist Philip Zec’s sparse 1945 poster offered a better future after six years of the Second World War and the Great Depression before that. It proved a winner, Labour sweeping the country

“Life’s Better with the Conservatives” 1959

This ground-breaking poster produced by an advertising agency contrasted a family’s hopes with the fear of political failure. A Labour MP complained the Conservatives “were selling politics like soap powder”. Tory Premier Harold Macmillan cleaned up. (Reproduced by permission of Bodleian Library, Conservative Party Archive)

“Five Years to Finish the Job” 1966

Smoking symbols are unthinkable these days but Harold Wilson’s pipe was as famous as a Labour Premier who presented himself as a man of the people. He won the 1966 election with a big majority but that Government was finished after four years when Wilson lost to Ted Heath.

“Labour isn’t Working” 1979

The Saatchi and Saatchi dole queue, made up of actors, is perhaps the most famous election poster of them all. Unemployment was rising and strikes plaguing the nation. It helped Maggie Thatcher seize power in 1979 when she stopped Britain working, doubling unemployment to more
than three millions. (Reproduced by permission of Bodleian Library, Conservative Party Archive)

“Labour’s Tax Bombshell” 1992

This 1992 Tory election propaganda is rated among the most dishonest of all time. John Major detonated his own nuclear tax rises soon after winning. (Reproduced by permission of Bodleian Library, Conservative Party Archive)

“Because Britain Deserves Better” 1997

Youthful Tony Blair raised expectations without promising anything specific in what doesn’t look like a political poster which was, of course, the idea as the Labour leader posed as above party politics. Hard now to look at his unbuttoned tie and rolled-up shirt sleeves without laughing.

“People Power” 2010

David Cameron’s sick Conservative blue slogan looks a real porkie now hundreds of thousands of people are losing their jobs and power bills are rocketing.

* Picturing Politics – Exploring the Political Poster in Britain, People’s History Museum, Manchester, until June 17. Admission free.


Philip Zec (1909-1973)

Philip Zec was born Philip Zacanovsky in London on 25 December 1909, the son of Simon Zecanovskya and his wife Leah Oistrakh, a Russian Jewish couple who had fled Tsarist Russia. He was awarded a scholarship from Stanhope Street elementary school to St. Martin's School of Art, where he excelled at portraiture and illustration. At nineteen he set up his own commercial art studio, working for advertising agencies, and became one of the leading illustrators of the time.

In the late 1930s he did some work for the Espejo diario, helping to devise American-style comic strips, including Steve Dowling's Belinda Blue-Eyes. In 1937 Basil Nicholson, who had been appointed features editor of the Espejo diario with a brief to transform the paper into a radical left-wing tabloid, hired Zec as a political cartoonist. After war broke out, Zec attacked Hitler, Goering and other leading Nazis in hard-hitting cartoons, and gained a reputation as "the people's cartoonist". That reputation was damaged when he drew a cartoon of a torpedoed sailor clinging to wreckage with the caption "The price of petrol has been increased by one penny official". It was intended to highlight how necessities like petrol depended on the sacrifice of merchant seamen's lives and shouldn't be wasted, but the government interpreted it as accusing the petrol companies of profiteering. The Home Secretary, Herbert Morrison, threatened to close the paper down if there were any repeat.

His VE-Day cartoon, showing a wounded soldier handing over a laurel labelled "Victory and peace in Europe", saying "Here you are. Don't lose it again!", was rather better received. When Morrison asked him to help with publicity for the Labour Party's general election campaign, Zec reminded him he had previously called him a traitor, and demanded, and got, an apology. His VE-Day cartoon was reprinted on the front page of the Espejo on election day, and some analysts saw it as a factor in Labour's landslide victory.

After the war he became a director of the Espejo and head of its strip cartoon department, where he hired, among others, Reg Smythe. He also edited the Sunday Pictorial from 1950 to '52. He left the Mirror Group in 1958, becoming political cartoonist for the Daily Herald until 1961. He was a director of the Jewish Chronicle for 25 years, and also edited New Europe.

Blind for the last three years of his life, he died in Middlesex Hospital, London, on 14 July 1983, survived by his wife Betty, née Levy, whom he married in 1939. They had no children.


Britain’s finest Jewish Political Cartoonists

For well over a hundred years, Britain has had an unrivalled reputation for producing the very best political cartoonists in the world. It still holds that position today. Maybe it has something to do with our long history of having a free press as well as the importance our national newspapers have played in our everyday lives. To add to this Jewish political cartoonists and caricaturists have played a major role in this story. The first great political cartoonist in Britain who was Jewish was Philip Zec, born Philip Zacanovsky in London in 1909, the son of Simon Zecanovskya and his wife Leah Oistrakh, a Russian Jewish couple who fled to Britain to escape Tsarist oppression. Zec’s grandfather had been a rabbi.

Zec was the Daily Mirror’s first ever political cartoonist. He started there in 1939 just as war was declared. Zec railed against Hitler and the Nazis and soon gained a reputation as "the people's cartoonist". A cartoon he drew in 1942 was misinterpreted as accusing the petrol companies of profiteering. This infuriated Winston Churchill and almost got the newspaper closed down. Home Secretary, Herbert Morrison had Zec investigated by MI5 and referred to the cartoon as “Goebbels at his best”. Zec’s VE-Day cartoon, showing a wounded soldier handing over a laurel labelled "Victory and peace in Europe", saying "Here you are. Don't lose it again!", was reprinted on the front page of the Daily Mirror on election day. Some saw it as a factor in Labour's landslide victory. In 1958, he became the political cartoonist for the Daily Herald until 1961. He was also, for 25 years, a director of the Jewish Chronicle . Philip Zec

When Zec stopped drawing cartoons for the Daily Mirror, he was replaced by another Jewish cartoonist, Victor Weisz who drew under the pen name ’Vicky’. Vicky was born in Berlin in 1913. His father was Dezso Weisz, a Hungarian Jewish jeweller and goldsmith. He joined the graphics department of the radical anti-Hitler journal 12 Uhr Blatt, and by 1929 was sports and theatre cartoonist on the paper. He did his first anti-Nazi cartoon that year, but in 1933 the paper was taken over by the Nazis and by 1935 Vicky had fled to London. He worked for the News Chronicle, joining the Daily Mirror in 1954. In 1958 he joined the Evening Standard where he created his famous ironic image of Harold Macmillan as ‘Supermac’. One Vicky cartoon attacking the death penalty, so shocked and outraged a GP in Harrow that he wrote to the paper regretting that Vicky and his family had escaped the Nazis.

Victor Weisz 'Vicky' (right) with the great David Low

At the Evening Standard, Vicky found himself at odds with fellow cartoonist Raymond Jackson "Jak" who had been employed as illustrator on the paper since 1952. Jak was the son of Maurice Jackson, a Jewish tailor who had worked in the garment industry. Jackson was right-wing and the two men "couldn't bear each other." After one quarrel Vicky spent years avoiding Jak, using the back stairs to get to his office so they would not meet. Vicky followed his father in suffering from depression and insomnia. Partly due to survivor guilt and his disillusionment with Harold Wilson’s Labour Government, he committed suicide at his London home on 22 February 1966. Jak took over from Vicky as the Evening Standard’s political cartoonist. Journalist Duncan Campbell noted at the time, "it is ironic that Jak should have inherited the cartoonist's job from Vicky who killed himself in despair at the proliferation of the sort of attitudes that Jak encourages."

Other Jewish emigres who fled Europe from the threat of the Nazis was Joseph Flatter and Stephen Roth. The Austrian-born Flatter moved to London in 1934. Despite his anti-Nazi stance he was arrested and interned as an "enemy alien" on the Isle of White when war broke out. Once released, he drew cartoons for newspapers and at the Ministry of Defence. Amongst his work was Mein Kampf , which parodied Hitler's book by combining actual quotes from the text with mocking illustrations. Flatter wrote: "I drew many hundreds of cartoons during the war and, to my surprise, ideas never failed me. The moving force was hatred, it took concrete shape before my eyes. And my hatred of those responsible for the wanton cruelty done to so many innocent victims was boundless. I went about in the shape of my adversaries. I crept into their skin. I drew, hanged and quartered them."

Stephen Roth, who worked under the pen name ‘Stephen’, was born in Czechoslovakia in 1911. In 1931, he moved to Prague where he drew sports cartoons, joke illustrations and portraits for various papers and magazines, signing his work 'Stephen'. In 1935, he became Political Cartoonist on the anti-Nazi weekly Demokraticky. In 1938, he was forced to flee Czechoslovakia prior to the Nazi occupation. He settled in London and contributed political cartoons to the Ministry of Information as well as other English newspapers.

Also worthy of a mention are both Ian Scott and Mel Calman. Ian Scott was born Isaac Yaacov Oskotsky in London's East End in 1914. He drew political cartoons for the Daily Sketch and News Chronicle in the 1950s and is best remembered as the founder and first Chairman of the Cartoonists' Club of Great Britain. Mel Calman born to Russian-Jewish parents in Stamford Hill, was a pocket cartoonist famous for his pencil drawn angst-ridden character, who worried constantly about health, death, God, achievement, morality and women. The character of course reflected Calman's own tendency to depression. Calman had a gift of being able to make fun out of misery. The news, with its non-stop offerings of conflict and chaos, was a bottomless pit of material for him.

Three of the Twentieth Century’s greatest political caricaturists were Jewish. Frederick Joss, Ralph Sallon and Charles Griffin. Joss was born in Vienna as Fritz Josefovics. In 1933, Joss fled Austria for England alongside none other than Albert Einstein. In 1934 Joss secured himself a job as a cartoonist and current affairs caricaturist on The Star, one of London's three evening newspapers. He became known as "Joss of The Star". Like Vicky he suffered from survivor’s guilt and in 1967 committed suicide when he jumped from the top floor of the Hong Kong Hilton Hotel. Ralph Sallon was born Rachmiel David Zelon in Warsaw, in what was then Russian-controlled Poland in 1899. Sallon was the son of Isaac Meyer Zelon, a tailor specialising in military uniforms and women's clothes. Fleeing Tsarist persecution, he came to England in 1904. In 1930, Sallon became resident caricaturist on The Jewish Chronicle, beginning a relationship with the paper that would span more than six decades. Sallon once said that "a caricature should be an unprejudiced picture, irrespective of any personal, racial, religious or political viewpoints. It should be a fearless representation of that human being which sums up the personality. It should also be factual without being too aggressive, a comment without cruelty or unkindness". He also sang tenor in the Jewish Male Voice Choir until he was 92. "Dad never drank, smoked, or learnt to drive," recalled his daughter , "but perhaps his weak spot was money": "He hated paying for things, so he used to persuade taxi drivers to take caricatures he had drawn of them on the way as payment." As the Daily Mirror's cartoon editor Ken Layson recalled, Sallon "had the cheek of the devil": "I once got in the lift with him and by the time we reached the fourth floor he had finished a caricature of me, which he said I could have for a fiver."

Charles Griffin who was born in 1946 was an early convert to Judaism . He has worked for most of the tabloid press throughout the 1980s and 90s including the Daily Mirror, Daily Express and the Sun.

In today’s national press, Jews are still well represented in political cartoons. Ella Baron, who illustrates regularly for the TLS and Rebecca Hendin who cartoons for The Guardian. In fact, last December Rebecca was the first female to win the prestigious ‘political cartoon of the year’ award. It is not before time that Jewish cartoonists begin to receive the due credit they deserve for their amusing and telling observations of British political life. Long may it continue.

© 2015 Political Cartoon Gallery, 16 Lower Richmond Road, Putney, London SW15 1JP.
Phone Number: +44 (0) 208 789 0111
Terms and Conditions, Privacy, Shipping & Returns Policies


Philip Zec Net Worth

Philip Zec estimated Net Worth, Salary, Income, Cars, Lifestyles & many more details have been updated below. Let’s check, How Rich is Philip Zec in 2019-2020?

According to Wikipedia, Forbes, IMDb & Various Online resources, famous Cartoonist Philip Zec’s net worth is $1-5 Million before died. Philip Zec earned the money being a professional Cartoonist. Philip Zec is from británico.

Philip Zec’s Net Worth:
$1-5 Million

Estimated Net Worth in 2020Under Review
Previous Year’s Net Worth (2019)Under Review
Annual Salary Under Review.
Income SourcePrimary Income source Cartoonist (profession).
Net Worth Verification StatusNot Verified


Assassination and Legacy

While preparations were underway for the move into Persia, Philip participated in a procession in Aegae in July 336. There, he was assassinated by one of his bodyguards, Pausanias. Philip was approximately 46 when he died.

The reasons behind Pausanias&aposs actions remain unclear. He may have been acting on his own—  allegedly Philip&aposs ally Attalus arranged for Pausanias&aposs sexual assault, and Pausanias was upset that Philip would not help avenge him. However, Pausanias may have been acting for someone else—perhaps Olympias, who felt supplanted by Philip&aposs latest marriage, or Alexander, who may have worried that his succession was in jeopardy. The Persian king was another possibility, as he would have wanted to avert Philip&aposs invasion.

While it is impossible to know the exact motive behind the assassination, Philip&aposs legacy is much clearer. When Alexander stepped in to lead Macedonia, he was the head of a country that was strong and unified, with the most able military force in the region. While Alexander&aposs accomplishments are impressive, none would have been possible without the legacy that Philip left behind.


Ver el vídeo: CARTOONS OF WORLD WAR II (Diciembre 2021).